El celibato no condiciona la Liberación

AN 6,44 Migasala Sutta — Migasala

El Buddha explica por qué una persona célibe y un hombre que disfrutaba del matrimonio tuvieron el mismo destino después de la muerte.

Ser célibe no es condición para la liberación, ni ser monje tampoco.

La vida de pareja brinda ocasiones excepcionales de mettā-muditā que sólo son posibles en ese estado.

[44] En una ocasión, por la mañana temprano, el Venerable Ananda tomó su cuenco y hábito exterior, y se fue a la casa de la discípula seguidora laica Migasala, donde se sentó en el asiento que estaba preparado para él. Entonces la discípula seguidora laica Migasala se acercó al Venerable Ananda, le rindió homenaje, se sentó a un lado y le dijo:

“Venerable Ananda, ¿cómo se debería entender esta enseñanza del Bienaventurado, siendo que alguien que es célibe y alguien que no es célibe tienen exactamente el mismo destino en sus vidas futuras? Mi padre Purana era célibe, vivía recluido, absteniéndose de las relaciones sexuales y de las prácticas de la gente común. Y cuando murió, el Bienaventurado declaró: ‘Él alcanzó el estado del que no-retorna y ha renacido entre [los devas de] Tusita’. Y mi tío paterno, Isidatta, no era célibe sino que vivía contento dentro de un estado marital. Cuando él murió, el Bienaventurado también declaró: ‘Él alcanzó el estado del que no-retorna y ha renacido entre [los devas de] Tusita’. Entonces, Venerable Ananda, ¿cómo se debería entender esta enseñanza del Bienaventurado, siendo que alguien que es célibe y alguien que no es célibe tienen exactamente el mismo destino en sus vidas futuras?”.

“Esto fue exactamente así, hermana, cómo lo declaró el Bienaventurado”.