La consultoría de admisiones te transforma

Una buena consultoría de admisiones no solo te presenta como un mejor candidato, sino que además te convierte en un mejor candidato. Es decir la consultoría en admisiones cuando es buena, no toma lo mejor de ti y lo presenta al panel de admisiones sino que te transforma y te hace madurar durante el proceso.

Una buena consultoría de admisiones te ayudara a entender cuáles son tus fortalezas y debilidades, te ayudara a tener una visión más clara no solo de cuál es la mejor escuela para ti, sino que te dará una visión realista de tu planes profesionales a futuro. Dándote a ti también la claridad de visión que es necesaria para que tu proyectes la confianza necesaria para desempeñarte de manera estelar durante el proceso de admisión. No solo en las partes escritas, sino en las cada vez más cruciales entrevistas que son el último filtro y en la que te presentas solo sin ayuda externa.

Un buen examen estandarizado es cada vez más importante para tener la oportunidad de presentar al comité de admisiones tus logros, capacidad de liderazgo, la humildad para reconocer y aprender de tus fracasos, tu tenacidad y tu temple. Pero aun cuando el score obtenido sea súper alto la competencia por cada lugar se ha intensificado. Obtener un lugar en una escuela elite requiere cada vez más que cada una de las partes de tu aplicación sean excepcionales.

La consultoría de admisiones bien hecha debe, por supuesto Clases GMAT Prep Mexico, entender quien eres tú y entender cuáles de tus características e historias serán más apreciadas por los comités de admisiones de la escuela a la que estas aplicando, pero también te guiaran en un proceso de autoconocimiento, que idealmente debe Clases SAT Prep Mexico de dejar una huella en tu vida, ya que te ayudara a entender con más precisión y de manera realista cuales son los pasos a seguir para obtener tus objetivos académicos, pero también los profesionales. Al final de cuentas la escuela que puede escoger a cualquier candidato no te va a seleccionar solo por un cambio en la puntuación o por usar una mejor palabra, sino porque tienes claro quién eres y cómo puedes afectar tu entorno.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.