¿Qué me dejó la 3ra temporada de Billions?

La serie de Billions es una producción que no deja de maravillarme. La trama, los personajes, los vuelcos, la música, el profundo estudio de las características de lo humano reflejadas en un duelo entre el dinero y la justicia, con una línea que conforme avanza el tiempo pareciera diluirse.

Cada capítulo tiene una buena dosis de cultura popular. Nos pide detenernos a buscar cada alusión, desde el gimmick que es citar diálogos en películas hollywoodenses hasta las más profundas referencias a mundos griegos, tragedias shakesperianas y tradiciones ocultas en submundos contemporáneos.

Me quedo con un sabor de boca raro, con ganas de más, como en cada final de temporada. Es por ello que quiero compartir y dejar testigo de lo que en mi opinión son tesoros dentro de esta producción televisiva.

1.- Un gran playlist.

2.- Un gran capítulo.

S3E06 — The Third Ortolan. La trama, la referencia a uno de los actos gastronómicos más crueles y en general la relación entre toda la corte de Bobby Axelrod. Es un capítulo duro y bien calificado en IMDB.

3.- Un gran cierre.

S3E12 — Elmsley Count. Es más que la inversión de roles. Es un empezar desde cero, nueva cofradía, nuevas lealtades. Hay un desgaste que a diferencia de los finales de temporada anteriores no te deja al borde, te permite soltar y esperar de forma complice para conocer qué nuevas estrategias harán en conjunto Wendy, Chuck y Bobby.

4.- Una gran reflexión.

¿Qué amerita el salirse de los fundamentos del estoicismo para buscar una vida alejada de la tranquilidad? ¿Qué invitación hacen los creadores del programa y qué estilo de vida llevan? ¿Tiene la trama algún llamado o es simplemente una forma de entretenimiento más elaborada que otras?