La soledad del J1. ¿Quedarse o irse? (capítulo 26).

Estoy segura de que Rayuela empezó así. Seguro que a Cortazar la edición le cortó las partes donde decía que fumaba. Necesito hacerme famosa con los muebles y poder pagar una editorial para que haga eso. Necesito irme a Nueva York. No puedo ir a esconderme en un lugar tan pequeñito como Toulouse. “Go bigger!” dijo Nicole. Tiene mucha razón. Bigger es New York. “Es la capital del mundo” dijo el conductor de Uber.

Todo hacía parte de un plan divino, dijo Mia, y cuánta razón. Emil era un Hugo, otra vez escogí un Hugo. Y me di cuenta y metí una piedrita… que bueno que él no quiso que volviéramos. Claro, le dolió porque era cierto. El problema es escogerlos con baja autoestima, inseguros. Yo vi las señales pero las ignoré, porque pensaba que era timidez. Y bueno, la timidez es eso, falta de seguridad. “Uno atrae lo que es, no lo que será” dice Mia.

La gente que no está siendo exitosa a estas alturas y con lo fácil que es hacer plata de cualquier cosa (porque la gente compra de todo), es porque no tienen suficiente confianza en sí mismos para poner todo ese conocimiento y talento al servicio de los demás. Voy a restaurar muebles. Voy a empezar aquí. Voy a empezar con cuadritos pequeños, luego platos y ahí voy avanzando. Tengo que poner los cuadritos listos para llevar. Comprar marcos. Más fotos de las pinturas y yo o las pinturas que se vea que son pintadas por mí. Era obvio eso igual, Tanya dijo que no sabía que era yo la que las pintaba pero era obvio. (hacer un canal de Youtube con las cosas que pinto, explicando cada cuadro -anota en un post it y lo pega en la pared-)

Un canal de Youtube. Baila. Se va, viene, como si fuera en vivo, explico los cuadros y bailo y pinto, y pienso media hora mientras miro la pantalla… esa puede ser también la película de cómo hizo el libro y cómo hizo la película… ¡Película!!!! Eso no se me había ocurrido, incursionar en video también puede ser divertido, crear contenido en video, un canal de youtube, dónde cuente todo el proceso. ¡Donde cuente del libro! que seguro que así alguien lo va a querer leer. Tengo que comprar un trípode… Noooo ¿para qué comprar? Le voy a pedir a Deandra que me lo preste.

No me siento tranqulia en esta casa, esta gente está demasiado loca. Si me mudo a NY tengo que buscar gente más normal ¿pero cómo saber??? Lo importante es no hacer contrato. O por lo menos que den un mes para ver cómo me siento. Que feo está el vino. Tengo que filmarme.

Podría poner esto en un blog, tengo que preguntarle a Sandra cómo es lo de los blogs, poruqe así fue que le fue bien al de … ¿cómo se llama? … bueno ese…

¡Tengo que hacer el blog! E ir publicando lo de cada semana, como un capítulo… como un reality. Pero que esto sea en español es malísimo… bueno no, es un mercado muy grande también. Aunque el inglés es universal, le provee al mundo en cuanto a cultura que se genera. No, no es eso, es que convergen demasiadas culturas, de todos los continentes.

Claro, mi papá estaba emocionado con Emil porque para él viajar también es eso, conocer otras culturas. Qué parecidos somos, es increíble. No es que le preocupe que no me case, es que no quiere que esté sola, porque también quiere que me estabilice, lo mismo que yo quiero.

Tengo que irme de aquí primero, antes de publicar todo. Apenas me vaya empiezo a subir el contenido, por ahora solo avanzo en lo del blog.

Pasa como 20 minutos escuchando un audio de Mia sobre agosto y se da cuenta de que todo lo que está diciendo tiene que ver con ella. Tiene que ver conmigo, con publicar todo esto, con hacer los videos de Youtube y salir pintando y luego promoverlos por Instagram.

Por eso también te quieres ir de aquí, porque tus roomates te parecen aburridos, porque no pegaron onda. Que feas están las expresiones, no me gusta… me endurecí, yo no hablo así. Tenía rabia, tenía rabia con todo porque salió mal lo de Emil. Ya no me siento culpable porque tenía razón en alejarme pero daba rabia igual que no resultara. Bueno, no resultó porque estabas muy insegura y cuando empezaste a estar más segura otra vez ya no te pareció que él fuera, pero tenías que pasar por eso para entenderlo y para que pasara todo esto, para que decidieras de verdad abrirte al mundo y comunicar todo lo que tienes para comunicar.

Cuando lleve varios capítulos le escribo a Jose a ver si puedo publicar el video que tenemos juntos para que haya una secuencia y a él también le sirve para darse a conocer.

Facebook se quedó. Quedó para una generación más arriba. Esta generación es la de Instagram, para lo gráfico, y esta generación es música y gráfica, ese es el cambio de ambiente circundante que dijo Mia, que ahora voy diciendo lo que hago y va sucediendo, todo fluye solo.

Tengo que filmarme con una ropa que me vea linda, no da salir así de cachivache.

Se cambia la camisa.

Puede llamarse “La soledad del J1”. Voy a decirle a Jaime de la idea, pero tengo que decirle que lo vea con mente abierta antes. A Dianis también le voy a contar cuando venga, podemos hacer un capítulo las dos, de hecho. A Dianis le puedo decir que hagamos una película.

Este capítulo se llama “La soledad del J1” y está dedicado a todos los “J1” del mundo, que andan por ahí un año de sus vidas sin saber qué hacer, si quedarse o irse. Yo llevo muchos años sintiendo eso, lo sabe el que emigró una vez, se queda toda la vida pensando si emigrar o no, si devolverse o seguirse yendo… ¿siguiendo yéndose? ¿siguiendose yendo?… Yolanda Corredor (profesora de español del colegio) estaría tan decepcionada…