Apathy — Handshakes with Snakes [Reseña de álbum]

Con su estupenda habilidad para rapear complejas rimas, Apathy entrega un álbum con un moderno enfoque de la vieja escuela del hip-hop.

Apathy es un rapero, autor y productor de Connecticut, famoso en el espectro underground y este es su cuarto álbum de estudio como solista. El principio de su carrera fue colaborar en proyectos de compañeros así como lanzar álbumes colaborativos, principalmente con la agrupación The Demigodz de la que él es parte junto con Celph Titled, Ryu, Esoteric, Motive y Blacastan. El estilo de Apathy es una reminiscencia de la vieja escuela de east coast hip-hop/rap de los 90s, la cual prioriza complejidad en las letras y se complementa con instrumentales suaves, sencillos y directos. Handshakes with Snakes presenta estas cualidades conllevando ritmos modernos, y en su mayoría entusiastas, y destreza lírica que fluye discretamente mezclándose con aquéllos. La vibra que evoca este álbum es, sin lugar a dudas, honesta y melancólica; la energía es incesable y el carácter agregado por los raperos invitados es constante y parejo con el de Apathy.

Por un lado, tenemos canciones como Amon Raw, donde Apathy incluye estos soñadores arreglos de cuerdas complementados con un ritmo orgánico de batería mientras él y su amigo, Celph Titled, escupen habilidosamente una franca rima tras otra. No Such Thing podría ser mi canción favorita, pues Apathy, Spit Gemz y Nutso entregan versos agresivos y sin complejos; el instrumental incluye retorcidas, celebratorias guitarras eléctricas y un colorido sample de saxofón que brilla mientras el coro canta sin vergüenza “There’s no such thing as to much hoes, to much weed or too much doe, ’cause all I do is fuck, get high and get money.”

Curiosamente, la canción que abre el álbum es la única que en verdad me disgusta: Pay Your Dues inicia con un coro demasiado cursi y el ritmo es genérico y nada interesante; las rimas, aunque bien ejecutadas, son básicas y se sienten vacías, hablando del lugar que Apathy sostiene en el mundo del hip hop. Rap Is Not Pop tiene un ritmo parecido en que es suave y gentil, por así decirlo; aquí, Apathy serena su usualmente exaltada voz y rima quejándose de los falsos raperos de hoy en día. Es extraño, pero a pesar de ser la tercera canción del álbum, para este punto se siente cansado escuchar tantas quejas en las letras, simplemente por tener el derecho y la habilidad lírica para hacerlo.

Afortunadamente el álbum no se gasta en ello, y Apathy entrega varias canciones con honestas, complejas rimas, memorables coros y buenos ritmos. Charlie Brown presenta un piano en el instrumental y Apathy, Oh No y Kappa Gamma, entregan versos congruentes y enérgicos, formando así una canción donde todo parece encajar perfectamente. Pieces of Eight (Give Up the Ship) es tan poderosa como nostálgica; las fuertes trompetas en el fondo, el repetitivo sample, las caricaturescas letras y el flow sin esfuerzo de Apathy evocan Only Built for Cuban Linx… Pt. 2 (2009) de Raekwon, un histórico álbum del que Apathy parece haberse inspirado ampliamente. Y cómo no mencionar la canción con las más grandes colaboraciones: Moses; aquí, Apathy, Twista y Bun B entregan ardientes y mordaces versos sobre un veloz, épico y moderno instrumental. Es un estupendo detalle traer tales nombres a un álbum cuyo propósito es mantener viva la flama de la vieja escuela de hip-hop.

Handshakes with Snakes definitivamente cumple el objetivo de entregar canciones que recuerdan la época en la que raperos como Apathy se criaron y desarrollaron. A pesar de la nostalgia, los instrumentales rara vez son aburridos y poco interesantes. Sin duda alguna, Apathy es un rapero con enfoque lírico, y despliega su talento a diestra y siniestra en cada barra, pero no puedo evitar encogerme un poco cada que escucho sus lamentos del estado del hip-hop actual. El álbum no es pesado como Kendrick, Ab-Soul e incluso a menor grado Chance the Rapper lo haría, pero eso es algo de lo que Apathy está consciente e incluso lo menciona frecuentemente. Sin embargo, sí es un álbum con diversas tonalidades y un directo al grano: Apathy sigue escupiendo versos a su manera y, le guste a quien le guste, aún tiene la capacidad para hacer mover cabezas al ritmo de sus rimas.


CALIFICACIÓN: 7.5

Canciones favoritas: Amon Raw; Charlie Brown; No Such Thing; Pieces of Eight (Give Up the Ship); Moses.
Canciones menos favoritas: Pay Your Dues; Don’t Tounc That Dial.

…pero es sólo mi opinión…


Me encantaría escuchar su opinión sobre este álbum. ¿Qué les pareció?… ¿Les gustó?… ¿Cuáles fueron SUS canciones favoritas?… Y sobre todo, ¿qué les gustaría que revisara a continuación?


Muchas gracias por leer. Si les gustó esta reseña, por favor hagan click en ese corazonsito verde de abajo. ¡Son los mejores!

TURY FRE$H

Like what you read? Give Arturo Islas a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.