Kanye West – The Life of Pablo [Reseña del album]

Kanye West juega con varios estilos, pero sin crear un sonido que guíe al álbum.

Rapero, autor, productor, diseñador de modas (en serio) y emprendedor, Kanye West: probablemente el ícono musical más influyente de esta época ha lanzado un álbum más después de su último, Yeezus en 2013. Desde entonces ha colaborado con una gran variedad de artistas y sacado algunos sencillos propios, pero este es su primero proyecto completo. Siempre es interesante escuchar lo Kanye hará, así que, aunque no fui fan de Yeezus, sus sencillos Real Friends y No More Parties in LA elevaron mis ansias por saber cómo sería el corte final del álbum, pues contaban una excelente producción que se asemejaba a aquella que Kanye presentaba en sus primeros álbumes… no quiero decir que esa sea bueno o deseable, pero funcionan en ambos casos. A fin de cuentas, Kanye es reconocido por moverse siempre hacia adelante.

Con la primera canción, Ultrilight Beam, Kanye hace muestra de su versatilidad al utilizar coros de gospel a lo largo del instrumental, incluir asombrosas colaboración de Mary J. Blige y Chance the Rapper, y mezclar excelentemente la instrumentación con las vocales. Los temas espirituales y religiosos parecen ser una gran fuente de inspiración en el álbum, pero no vuelven a ser tan impactantes como en esta canción. A continuación tenemos en Father Stretch My Hands un ritmo simple e insípido acompañado por unas letras totalmente absurdas de parte de Kanye.

Famous, por su parte, es una de las mejores canciones al combinar un excelente ritmo que sorprende con un fresco giro en la segunda mitad, letras agresivas e ingeniosas y una gran participación de Rihanna. En FML, Kanye crea un ritmo creativo con teclados oscuros y minimalistas, y la canción cobra vida pasando el primer coro entregado por The Weeknd. I Love Kanye es un breve freestyle cómico de Kanye burlándose un poco de sí mismo e imitando a aquellos que prefieren su música de antes y quieren que vuelva a ella. 30 Hours es lo más parecido que tenemos de Kanye haciendo algo de antaño, dejando que el ritmo corra libre mientras graba puros ad-libs; no es precisamente brillante, pero sí algo nostálgico.

Pero la cantidad de material aburrido, insípido y sin sentido que Kanye ofrece en TLOP es demasiado. Waves no es más que una canción pop con una gran cantidad de Chris Brown y una producción que pudo haber sido de DJ Khaled. Facts y Faded son dos temas iguales incluyendo ritmos nada interesantes, ruidosos (en el mal sentido) y pésimos para terminar el álbum.

Si pudiera describir TLOP en dos palabras, serían «desastre inconcluso». A pesar de que hay algunas buenas canciones aquí, no se relacionan entre ellas ni con el resto. Me parece que Kanye está en un punto donde se siente cómodo de poder decir lo que quiera sabiendo que el público en general responderá de buena manera. En consecuencia, el resultado son muchas canciones separadas, con beats nada interesantes y letras que no son comprometedoras ni suenan inspiradas. Ya falló una vez con Yeezus; ésta es la segunda. Tal vez este nuevo rumbo que lleva Kanye no es tan creativo y bueno después de todo. Sigo interesado por saber qué hará Kanye después de esto, pero como fan siento que ya nada me sorprende… sólo espero que sea algo bueno.


CALIFICACIÓN: 5.5

Canciones favoritas: Ultralight Beam, Famous, FML, Real Friends, No More Parties in LA.
Canciones menos favoritas: Father Stretch My Hands Pt. 1, Freestyle 4, Facts (Charlie Heat Version), Fade.

…pero es dio mi opinión…


Me encantaría escuchar su opinión sobre este álbum. ¿Qué les pareció?… ¿Les gustó?… ¿Cuáles fueron SUS canciones favoritas?… Y sobre todo, ¿qué les gustaría que revisara a continuación?


Muchas gracias por leer. Si les gustó esta reseña, por favor hagan click en ese corazonsito verde de abajo. ¡Son los mejores!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.