Dislexia Política en la sociedad Posmoderna.

Se han diluido las diferencias como se diluye una pastilla efervescente en agua. En agua con gas. Y es que amigos, ya no hay izquierda o derecha. Ya no hay centro moderado, ni izquierda radical de la de alzar el puño y gritar consignas.

Los “progresistas” hoy en día son todos. Todos y cada uno de los partidos hablan de progreso. ¿Dónde está el voto conservador? En un partido de “progreso” como el Partido Popular. ¿Y el voto más cabreado y radical? Podemos. Otro partido que aboga por el progreso. Europeístas todos. Multiculturalistas.

¿Dónde se traza la línea? Si los partidos que asociamos a la izquierda apoyan un mundo globalizado, una agenda impuesta por las organizaciones supraestatales que nos encamina hacia el “One World Government”… ¿Me va a convencer este tipo de izquierda?

¿Y la derecha? La más aburrida y casposa también apoya este “nuevo orden mundial” en el cual el país pierde autonomía en pos de una sociedad-masa internacionalizada.

Ya no hay izquierda y derecha. No hay rojos y azules. Hoy lo que tenemos que escoger es distinto. Y va a ser difícil. Hoy lo único que vale para combatir esta sinrazón que nos aboca a un mundo polarizado entre aristócratas y esclavos, sin razas ni géneros, un mundo sin pensamiento crítico ni ideas, sin libertad de expresión ni opiniones que difieran del resto… Lo único que vale para combatir y contrarrestar este futuro próximo de “sociedad-ganado” es la intolerancia. Es tirar de orgullo. Es decir “hasta aquí”. Es ir a la contra. ¿De qué? De todo lo aparentemente bueno pero brutalmente impuesto. A la contra de lo “Políticamente Correcto”, del feminismo manipulado y manipulador, de los nuevos valores liberales, del “no veo colores, sólo personas”… del animalismo y su falta de empatía humana, a la contra de lo vegano, de las ONG’s, de las grandes marcas, de la moda y la música comercial, de la degeneración sexual… a la contra de la banca y la usura Judías.

Despertemos. Retomemos el camino del hombre. Volvamos a la naturaleza con razas, géneros y diferencias elementales entre nosotros. Retomemos el individualismo para contrarrestar la conformación de la masa social que hará que se diluyan las diferencias, sí… Pero sólo para que el ganado sea más fácilmente manipulado.

Individualismo. Todos somos diferentes. Eres único. No des nada por válido. Que no te cuenten una verdad prediseñada. No te pierdas en su juego de espejos. Apaga el televisor y deja de leer las noticias.

Empieza a replantearte tus valores y creencias, pues todos ellos te han sido impuestos. Sé intolerante.