El fraude de los resultados positivos

Mañana asisto a una sesión en la Universidad sobre fraude científico y revisando uno de los materiales sobre el tema, una charla TED, el concepto me ha resultado demasiado familiar.

En la conferencia, el médico Ben Goldacre explica el problema que implica que solo se publiquen los resultados positivos, eficaces, de las pruebas de fármacos, obviando mencionar el número de ensayos con resultados negativos. Esto provoca (en muchas ocasiones no intencionadamente) que el fármaco aparente mayor fiabilidad y eficacia de la que realmente tiene; algo que en el ámbito de la salud puede desencadenar en enfermedad e incluso muerte de un buen número de personas (situación que refleja de forma abrumadora el caso del fármaco para el corazón que Goldacre narra).

Decía al comienzo que me ha resultado muy familiar el tema porque, salvando las distancias, me ha recordado a muchas conferencias, noticias de televisión, discursos políticos, etc. animando a la iniciativa emprendedora y startapil durante años. Empujones al emprendimiento con algo en común: el foco férreo en los casos de éxito como principal motivador. Y es que cuando nadie menciona el fracaso y todos lo mostrado es éxito, ¿quién va a sentir la necesidad de refutarlo?

Reconozco que airear el promedio real de startups cerradas en… pongamos el último año, frente al número de éxitos logrados en el mismo periodo de tiempo puede resultar descorazonador; incluso podría provocar que asociásemos el triunfo al azar (si te descuidas el ratio de éxito es menor que el de ganar la Primitiva :O), pero la no-publicación de estos datos ¿no es un fraude en toda regla?

Me encantaría desayunar un día con tal información en un informativo. Y con la de las pruebas de fármacos ni te digo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.