Desarrolladores sanos y felices

Me gustaría empezar mi andadura por Medium hablando precisamente de uno de los temas más debatidos en los últimos años, ¿Por que es tan difícil reclutar developers? y sobretodo… ¿por que no retenemos ese talento en nuestras empresas?.

Creo que el primer paso para entender a un developer, es intentar ponernos su sombrero y ver el mundo con sus ojos. El mundo del desarrollo es inmenso, la mayoría de sistemas electrónicos llevan algún tipo de componente que deberá ser programado, así como todo lo que visitas en internet o las apps que utilizas.

Programar es un proceso creativo, altamente complejo, que require de unos conocimientos sólidos en muchos y variados temas que no son exclusivamente frameworks, lenguajes, algoritmia y protocolos.

Llegar a ser un desarrollador experimentado y mantenerse actualizado es un camino doloroso y difícil por el que no todos los desarrolladores pasan a lo largo de su carrera.

Los desarrolladores no somos un conjunto homogéneo de personas con poderes mágicos que nos desvivimos por resolver tus problemas a cambio de un salario, con suerte decente…

Existen dos tipos básicos de desarrolladores, aquellos que son considerados mercenarios, que entran en esta industria porque les gusta la tecnología y buscan vivir cómodamente… y aquellos artesanos que viven apasionadamente esta industria y que seguirían siendo desarrolladores, aún cuando nadie les pagara por ello.

“Most good programmers do programming not because they expect to get paid or get adulation by the public, but because it is fun to program.”
- Linus Torvalds

La mayoría de empresas, entienden el valor añadido de los artesanos vs. mercenarios, ya que los artesanos suelen ser desarrolladores muy experimentados con una actitud de “nada puede frenarme” y que además pasan gran parte de su vida inmersos en proyectos de código abierto, aprendiendo junto a otros artesanos… cuando no son ellos mismos quienes crean el siguiente “framework de moda”.

Con la idea en mente de ayudar a crear un mundo mejor y que las empresas puedan reclutar y sobretodo retener este tipo de talento, voy a explicar cuatro errores muy comunes que muchas empresas tienen:

Errores comunes

“Talk is cheap. Show me the code.”
- Linus Torvalds

Error #1: Un artesano no esta en una empresa solo por un salario.

Las empresas, en ocasiones, engañan a los artesanos vendiéndoles un mundo de fantasía con unicornios, donde en teoría podrán trabajar con tecnologías actuales y en entornos estimulantes. Sin embargo, la realidad es otra y sencillamente creen que pagando “salarios altos” podrán mantener ese talento en sus empresas.

#Error 2: Aunque no lo creas, si tu negocio vive en internet, es gracias a los profesionales que componen tu equipo de desarrollo, y ¡sorpresa! somos personas… nos gusta saber que la empresa entiende nuestro valor, interesándose por las decisiones que tomamos y las tecnologías que utilizamos. Esto se hace muy evidente en las ofertas de empleo donde se piden cosas contradictorias, sin sentido o sencillamente desfasadas.

#Error 3: Los artesanos son pocos y la cantidad de trabajo disponible mucho. Esto quiere decir que los artesanos podemos elegir dónde trabajar. Y siendo honestos, ningún artesano se esfuerza en aprender y mantenerse al día en las ultimas tecnologías, si no puede utilizar todo ese conocimiento en su trabajo día a día.

Mucha empresas carecen de una visión técnica adecuada, lo que obliga a muchos desarrolladores a tener que cargar con decisiones erróneas de negocio y lidiar con sistemas obsoletos por el miedo a la toma de decisiones arriesgadas por parte de los jefes -que no líderes- de la empresa.

#Error 4: Algunos procesos de captación son confusos, desfasados y poco claros. Sencillamente, en una industria con mas oferta que demanda, no puedes permitírtelo. Cosas como pasar cinco entrevistas antes de que el candidato pueda saber con que tecnología va a trabajar, o los procesos de selección sin rangos salariales claros, son un claro error que alejará al candidato potencial.

En resumen…

Son los artesanos, el tipo de desarrolladores que quieres tener luchando por mejorar y mantener la tecnología de tu negocio.

No somos niños a los que puedes engañar con chucherías. Somos profesionales que soportamos toda la carga tecnológica de tu negocio.

Somos felices y nos quedamos cuando valoras nuestro trabajo y nos dejas hacerlo con las tecnologías y los principios que creemos mejores en ese momento.

Si además te interesas por lo que hacemos a un nivel personal y soportas como empresa las iniciativas que lanzamos entre todos los artesanos (que nos agrupamos en comunidades), lo mas probable es que queramos trabajar para ti y no nos marchemos a la competencia.

No olvides que el dinero no es lo único que nos interesa, si tienes un proyecto innovador y sabes explicarnos el porque de tu idea y nos dejas usar las tecnologías que nos gustan o nos retas a utilizar cosas nuevas… asumiendo que los errores son parte del proceso de mejorar y evolución de la tecnología… muy probablemente queramos trabajar contigo.

¡Nos vemos pronto!