-43

Imagina un grupo de niños.

Imagina un grupo de niñas.

Imagina la cantidad de sueños que tienen.

Imagina una noche, viciada e inquieta en la son embestidos por grupos de delincuentes.

Imagina que todos los ignoran. Nadie ve ni escucha nada.

Ni sus gritos de auxilio, ni sus banderas de paz. Una bala aquí y otra allá. Pecho tierra, muertos de miedo. Pensando en sus muertos. En otros niños,sus hijos, sus viejos.

Imagina que son arrebatados de los brazos de sus padres con total impunidad. Que ellos ni sospechan que afuera hay una tormentosa realidad que los ha alcanzado.

Imagina el dolor.

Imagina que cualquiera de ellos, puede ser tu hijo, tu hermana, tu pareja. Tu mismo. Imagina.

Imagina chorros y chorros de sangre. Humillaciones, gritos, tirones, empujones y bofetadas. Entre sombras. A la mitad de la noche. El olor a pólvora y a miedo. Plegarias escondidas en la lucha por la supervivencia. -a mi no señor, yo no se nada-.

Imagina que tus manos se aferran a la vida y un disparo a quemarropa te sacude el alma y nos deja a todos sin ustedes. Imagina solamente un instante y lamentarás, como yo, que en pleno siglo 21, esas cosas se sigan permitiendo en un estrecho vacío legal. Inhóspito y frío. Pero tan amplio como para resguardar mucho, mucho dolor.

Me dolió hasta el hueso

Like what you read? Give Ulises N. a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.