Las seis recomendaciones de noviembre del equipo Uncommon

  1. Televisión: Westworld

H e visto muchas series sobre mundos paralelos. Quizá la primera fue Land of the Lost, y yo apenas era un niño. Familia, exploradores, dinosaurios, extraterrestres…. La serie se transmitió de 1974 a 1976 en la NBC y en México la pasó Canal 5. Mi mente juvenil también se complementó leyendo desde textos biblicos, a mitología griega, la enciclopedia de Proteo a los libros de Elige tu Propia Aventura, y luego que porqué es postmoderno uno. Hace poco me atrapó Lost, y ahora empieza a hacerlo WestWorld. Además de la impecable fotografía y música, y del gran reparto (Antony Hopkins es magistral) me ha seducido el juego, que debe ser toda historia de misterio. Westworld aparenta ser un parque temático, pero como la isla de Lost, es más, mucho más. Sólo es un espejo donde se reflejan sus habitantes, donde a final de cuentas no importa si son humanos o cyborgs, todos tienen problemas de identidad, de auto narrativa. Capas sobre capas sobre capas de significados, Westworld no es para gente impaciente, y hace preguntas radicales. ¿Qué es lo humano a inicios del siglo XXI? No lo sé con certeza, pero esta serie ayuda a pensarlo. Westworld se transmite por HBO, y apenas está en su primer temporada.

— Alfredo Narváez, head de foresight. Twitter: @alfredonarvaez

2. Libros: Reverse Innovation

Por muchos años me ha interesado el tema de innovación social. ¿Cómo puedo aplicar todo lo que he aprendido en los últimos años trabajando en innovación y diseño estratégico para hacer cosas que pueden mejorar la vida de las personas? Y más específico, las vidas de las personas que tienen una vida más difícil que yo, porque viven en pobreza, o no tienen acceso a educación o medicina adecuada.

Sentía que mucho de mi trabajo es solo para el beneficio de empresas, y que hacer cosas más positivas para el mundo significaba hacer cosas sin ninguna intención comercial. Es como que existen dos planetas: el planeta comercial y el planeta social, y que nunca puedes vivir en los dos al mismo tiempo. Pero ‘Reverse Innovation’ es uno de estos libros que me ayudaron a cambiar mi manera de pensar sobre este tema. Los escritores tratan de explicar con ejemplos inspiradores y realistas que la innovación en naciones en desarrollo se puede convertir en innovación disruptiva también en mercados ya desarrollados. Para mí, este libro es un ejemplo del poder del diseño centrado en las personas: crea muchas oportunidades de negocio mientras al mismo tiempo tiene la capacidad de tener impacto social positivo en la sociedad. Lo recomiendo mucho.

‘Reverse Innovation’, Vijay Govindarajan y Chris Trimble, Harvard Business Review Press, 2012.

— Merijn de Been, service designer, vino a México hacer su investigación tesis de maestría en diseño estratégico desde Holanda, hoy conoce la colonia Roma mejor que nadie.

3. Cine: Captain Fantastic

Próxima por llegar a México, es un largometraje protagonizado por Ben (Viggo Mortensen) que muestra la vida de una familia que ha crecido en el bosque apartada de la civilización. Ben vive con sus seis hijos en la costa noroeste de Estados Unidos, pero las cosas se complican al fallecer su esposa, ya que su suegro (Frank Langella) quiere que sus nietos regresen a vivir a la civilización. A través de la lucha de esta familia al enfrentarse a la vida ‘normal’, Captain Fantastic nos ofrece con un poco de humor negro una crítica al consumismo americano y lo que consideran socialmente aceptado.

Como consecuencia de una educación en la naturaleza, la familia de Ben sólo conoce el lado objetivo y lógico de la vida, lo que les ha dado las herramientas para expresarse sin prejuicios y vivir sus emociones de la manera más genuina. Por otro lado, los seis hermanos no saben nada de la vida que no esté contenido en un libro, incluyendo como relacionarse con las personas. El contraste de dos mundos y las situaciones a las que se enfrentan cada uno de los personajes en el ‘mundo real’ hacen de Captain Fantastic una película que nos invita de manera sutil a replantearnos nuestros valores y la forma en la que vivimos.

— Mónica Tarriba, la internacionalista foodie del equipo Uncommon.

4. Cine: The Shining Star of losers everywhere.

Llegué a este corto stalkeando el arte del director, me encantó como se titulaba THE SHINING STAR OF LOSERS EVERYWHERE y lo ví hasta el último segundo por el contenido: una bella apología a la derrota. ¿Qué es más importante ganar o perder? En 18 minutos se cuenta la historia de Haru Urara, uno de los más famosos caballos de carrera en Japón, toda una celebridad. Haru es el Cruz Azul de los hipódromos japoneses, solo que este caballo mientras más perdía más iba aumentando su número de seguidores. En una mala época para Japón surge la historia de Haru, caballo, anti-héroe, perdedor.

— Ernesto Guerra, nuestro mercadólogo fan del UX. Twitter: @tizapense

5. Restaurante: El 123

Si te gustan los contrastes y eres aventurero con los sabores — y ciertas zonas de la ciudad — debes darte una vuelta por El 123. Situado cerca del centro de la ciudad, en una vieja bodega de periódicos, este restaurante también es tienda y galería por lo que tiene algo que ofrecerle a cada visitante. El estilo de comida es fusión mexico-tailandesa con un toque europeo. Podrás encontrar una variedad de fideos, tazones de arroz y sopas. La carta no es muy extensa pero hay para antojos diversos. Siempre he pensado que las cartas así son buen síntoma, porque: “Lo que tienen lo saben hacer muy bien”.

Si no quieres comer, puedes pasar a tomar el famoso chai de la casa, (nada de polvitos, solo ingredientes naturales) por una bebida refrescante (cada día preparan infusiones con frutas diferentes) o a disfrutar un postre o helado artesanal. En el segundo piso la galería presenta un artista nuevo cada mes y en la tienda podrás adquirir artesanías y productos de diseño como platos de cerámica o peltre.

El lugar suele llenarse después de las 4 p.m, así que tómalo con calma, porque te juro que vale la pena esperar. Si te sientas en las mesas largas, es probable que te toque compartir con alguien más, así que aprovecha para echarle ojo a otros platillos. Mi recomendación: Yun Soo ( Ensalada de camarón y suprema de toronja con crujiente cebolla morada frita) y el Pad Thai con camarón (Fideo de arroz salteado con cebolla, chile, germen de soya, cacahuate, camarón).

Artículo 123, nº 123, Entre Bucarelli y Balderas, Centro, México D.F.
Lun a Sa 9 am a 11 pm, Do 9 am a 9 pm
Entre $200 y $250 por persona

— Andrea Aguilar sabe diseñar libros, hace poco anduvo por Shanghái. Twitter: @colorfulclem

6. Viaje: Storm King Art Center, Nueva York.

A una hora y media al norte de la ciudad de Nueva York, en medio del Valle del Hudson, existe un espectacular sitio donde se contemplan con la misma admiración el arte y la naturaleza. Se trata del Storm King Art Center, un museo al aire libre que contiene una colección escultórica de los artistas más importantes del siglo pasado, tales como Richard Serra, Isamu Noguchi, Alexander Calder, Roy Lichtenstein, entre otros, distribuida en un área de más de 2 kilómetros cuadrados y camuflageada en diferentes paisajes. Visitarlo es, sin duda, una de las experiencias más instagrameables que pueda tener una persona en su vida.

La visita a Storm King es además una especie de “escoge tu propia aventura”, pues aún cuando se entregan mapas a los visitantes en la entrada, no existe señalización para seguir una ruta específica, sino que cada grupo va descubriendo las piezas a su ritmo, así que es muy posible que no se vean las más de 100 piezas en una sola visita.

Mis piezas favoritas son “Wavefield” de Maya Lin, una serie de colinas que parecen parte de un set de Wes Anderson; todas las piezas de Mark Di Suvaro, monumentales, imponentes y algunas de ellas dinámicas; “Storm King Wall” de Andy Goldsworthy, una increíble muralla de piedras de casi 700 metros que se sumerge en un estanque y sale a la superficie una vez que lo atraviesa; “Mirror Fence” de Alyson Shotz, una cerca como la que rodea cualquier casa americana, pero hecha de espejos que refleja el paisaje y se alinea con su idea de hacer arte siempre cambiante según el entorno que lo rodea.

— Gabriela Suárez Trueba, diseñadora industrial, la gerente, ama el Crossfit. Twitter: @gabrisgabris

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.