Esto no es un poema

es una declaración,

declaro oficialmente que he tocado fondo contigo,

que ya no me molesta ahogarme,

que no tengo idea de que pasa por tu cabeza y el pensar en eso hace un nudo cada vez más grande en la mía,

que cuando te pienso una voz dentro de mi cabeza grita por tí… pero cuando te piendo también hay algo que se clava en mi corazón;

no se en dónde estás viviendo, si en el pasado o en el presente, o en el presente que te gustaría haber tenido.

Me declaro perdida,

que es es tu mano la que se enreda con la mia,

que es tu voz la que me guia por un camino que no conozco y al que le temo,

que son tus ojos brillantes, eso es lo que veo, pero se que hay más, mucho detrás de tus ojos.

Me declaro asustada de nunca llegar a tenerte,

de nunca llegar a entenderte, ¿cómo pedirte recordar algo que te dolerá?, ¿cómo puedo ser capaz de formular esas preguntas que sé que no tendrás respuesta?.

Me declaro ciega,

ya me es imposible verte, el verte me duele,

el escucharte son preguntas,

declaro que ya no veo a tí, a aquel joven que conocí en el verano,

que no puedo verte sin ver todo lo que hay detrás de ti,

que el pensarte a mi lado paso a ser algo extraño,

que el soñarte se volvió un duda,

que el murmurar tu nombre trajo otros nombres a mi cabeza,

que el nudo en mi cabeza y el dolor en mi pecho que me impide respirar no puedo desatarlo,

que me he vuelto más pensante de tu pasado que tu mismo.

Declaro que nunca llego a entender que pasa por tu cabeza,

que tu vida es ajena a la mia

que tus pensares y los mios parecen ser opuestos al igual que nuestros caminos.

Declaro que estoy cayendo

que el paracaidas que se suponía debía sostenerme esta agujereado,

y el viento, que una vez hizo bailar su mechones rojos, es ahora el que me impide volar,

que las sonrisas que una vez fueron suyas nunca serán mías,

que el fuego que ella tuvo en sus manos se extinguió para mi,

que el fuego que intento sostener yo en mis manos me quema,

Declaro que ya lo intente todo, ahora sí lo intente todo, salvo alejarme,

porque siempre terminaba volviendo,

que habia algo que me llamaba de regreso,

que esta vez intentaré no oirlo,

que no es una solución, es un manotazo de ahogado.

Declaró que sanaré mis manos, que me ire de tus recuerdos que no son mios,

que dejaré de intentar comprender viendo esa luz que me eclipsa,

esa luz que me supera, que me es ajena y tan cercana a la vez,

que intentar comprenderte y caminar a tu lado me es muy complicado cuando no se adónde vas,

que no comprendo si vas, venis o te quedas.

Declaro que ella tiene tus mismos colores, aunque ya no quiera admitirlo,

Declaro que, si bien no puedo quitar tu sonrisa de mis ojos, tu voz de las canciones y tu esencia de mi vida intentaré alejarme una vez más.

Declaro que no se estar sin ti, pero tal vez tenga que empezar a hacerme a la idea de no tenerte.

Declaro que digo todo esto y sin embargo vuelvo, una y otra vez, a quemar mis manos con tu fuego.