Hay una sensación

que aparece cuando me pierdo, cuando no logro encontrarme y todo el mundo es extraño y no queda otra salida más que cerrar los ojos,

y al cerrarlos lo único que logro escuchar es mi respirar, mi profundo respirar y es grato imaginar como el aire llega a mis pulmones y despues se va, así como intentó no imaginar como será no respirar,

hay una sensación que comienza en mi pecho, como si mi corazón estuviera siendo presionado por mi propia mano, haciendo fuerza y cuando cuesta repirar cierro con fuerza los ojos y me encuentro viendote.

A tí, poetisa y escritora de mi vida, y te extraño, a veces más que otras, y te imagino, tu sonrisa, tus ojos brillantes, tu voz dulce, todo eso extraño de tí, extraño todo tu ser inmensamente y cuando me pierdo te encuentro, te veo y todo lo que huelo es tu perfume.

A veces te siento tocarme, besarme, hablarme pero siempre terminas por irte, me dejas una y otra vez, y una y otra vez me siento como una niña sin saber que hacer, sin saber qué camino tomar, sin poder sentir otra cosa más que miedo, miedo porque no estas, porque te perdí, porque te necesito, porque simplemente no puedo seguir sin tí. Y esa es la sensación que aparece en mi cuando tu recuerdo aparece….

y cuando llegas camibas todo, cuando el recuerdo se vuelve real me miras, con esos ojos que son mios, con esa sonrisa que ojala recordara, con tu cuerpo, esbelto y pequeño, que fue mi primer hogar; me sonries y deseo tanto abrazarte que podría seguirte un laaargo trecho. Me gusta verte, a veces olvido que tu nombre se conviritó en silencio y rompo ese silencio y sólo encuentro tristeza luego, hay tristeza en donde yo quiero palabras, palabras para conocerte, para saber de tí, para saber porque no estas y porque decidiste irte.

Pero nadie habla y tu tampoco me hablas, sólo me miras y sonries, no entiendes que ver tu sonrisa sólo cuando cierro los ojos me duele. Quiero escuchar tu voz ¿es que yo soy lo que tú esperabas que fuera?, ¿es que me parezco a tí en algo?, ¿así creías que serías o esperabas que fuera mejor?, ¿algo bien en intentar traer tu recuerdo siempre? hay una sensación que aparece cuando no encuentro tu respuesta a todas esas preguntas y se llama esperanza.

Me siento triste sin tí, cuando te recuerdo, pero cuando te veo en tus ojos encuentro esperanza, en tus ojos veo felicidad a pesar de todo, amor que, si bien no dicho, es puro y sentido.

Y te agradezco de corazón por todo, porque eres mi modelo a seguir, porque, en algún momento de mi vida, quisiera llegar a ser la mitad de valiente que tu fuiste. Sé que si estuvieras aquí me alentarías a abrir los ojos, a mirar lo feo y encontrar lo bonito, a respirar hondo, a buscar esas respuestas y a no preocuparme de no hallar respuestas, sé que allí en el cielo, donde apareces en blanco y negro, me ciudas, nos cuidas como hiciste, y ya cuando te pienso, no hay tristeza, sólo puedo sonreir y sentir felicidad de tenerte conmigo siempre.