Mujeres que luchan contra la violencia

Valeria y Mirta no se conocen pero tienen varias cosas en común. Son líderes y voluntarias que trabajan en los asentamientos donde viven para que las mujeres y los niños mejoren su calidad de vida. Ambas dejan por unas horas sus ajetreadas rutinas del hogar para participar de talleres de sensibilización para prevenir la violencia hacia niños, niñas y adolescentes, en el marco de un proyecto que cuenta con el apoyo de UNICEF.

Por Nadia Villalba

Fotos: Martín Crespo

Mirta Ortiz tiene 35 años y vive en el asentamiento 8 de Diciembre de Capiatá con sus tres hijos adolescentes y su marido.
En su casa, recibe a la guía familiar del programa Tekoporá, que se encarga de apoyarla en los casos de violencia.
Como parte de su voluntariado, Mirta visita a sus vecinas para compartir con ellas lo que aprendió en los talleres de formación.
“Yo lucho contra la violencia porque pasé por eso y no quiero que otras mujeres, y mucho menos los niños, pasen lo que yo pasé”, expresa Mirta.
“Quiero que mis hijos tomen el ejemplo de que yo salí adelante, que toda mujer puede salir adelante”, asegura.
Valeria Duarte tiene 28 años y vive con su pareja y sus 4 hijos en Limpio.
El marido de Valeria cuida al bebé mientras ella dirige un encuentro con sus vecinas para conversar sobre los casos de violencia en el barrio.
“Me siento bastante fortalecida y muy orgullosa de lo que estoy haciendo, porque pude llegar a varias familias a través del acompañamiento que estoy teniendo, a través de UNICEF”, apunta.

El proyecto “Fortalecimiento del Sistema de Protección a nivel local para la prevención de situaciones de violencia hacia la niñez y la adolescencia y para la promoción de derechos” es implementado por UNICEF en alianza con la Secretaría de Acción Social de la Presidencia de la República.