EXPRESSO RADIO

En días pasados en Universo 94.9 F.M., la emisora de radio de la Universidad de Colima, celebramos el Día Mundial de la Radio con un programa especial desde el cual se compartieron vivencias y enfoques en los que la radio, como medio, debe evolucionar para permanecer junto a sus oyentes.

Además se han emitido durante febrero, algunas series coproducidas entre profesionales, docentes e investigadores de la radio en España, América Latina y el Caribe.

Edificio de Radio Universidad, Universo 94.9 F.M. Campus Central de la Universidad de Colima

Recordemos que desde 2012, se celebró por primera vez tras la proclamación oficial de la fecha por la UNESCO, con el objetivo de “concienciar al público y a los medios de comunicación, acerca de la importancia de la radio”. En esta edición, “La radio eres tú”, fue el lema elegido por la Asamblea General de Naciones Unidas. Y es que nunca sobrará insistir en la función social y de cercanía que tiene el medio (o debe) con sus radioescuchas. Ya lo comentaba durante la transmisión en vivo la Dra. Nancy Molina, profesora e investigadora de la Facultad de Psicología de nuestra casa de estudios, que “la radio es un vínculo social fundamental para justamente llegar a todo tipo de población, amas de casa, adolescentes, profesionales”, y bajo esta directriz, la responsabilidad de estar frente al micrófono no debe subestimarse.

No tendría mucho sentido la evolución y alcances que han tenido los medios en la actualidad con la diversificación de plataformas, los avances tecnológicos en las herramientas para hacer radio, los kilómetros de cobertura, el streaming, si no hay un sentido social, si se carece de un modelo que busque equilibrar juicios, valores, si no hay pasión por el medio.

La cercanía, la compañía, el calor, la utilidad, “el servicio que brinda la radio no solo en áreas rurales sino en las ciudades donde en medio de tanta gente, hay cada vez más personas solas y la radio, las acompaña(Laboratorio de radio, 2017).

Nos cuenta Hugo Ramírez, Coordinador general de la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER) al reflexionar sobre la manera en que ésta se incluye en la configuración de nuestras vidas y “la radio que queremos”, nombre que lleva la serie creada desde el proyecto español multidisciplinario “Laboratorio de Radio” que tiene como objetivo el acercar el medio a todos los públicos, en conjunto con la escuela TEAFM y el periodista Gorka Zumeta. Retos como el mantener vital a la radio a través de los ingredientes que indica Ramírez, se suman al tema de la tecnología y diversificación de públicos.

Podemos formular una programación radiofónica desde adentro, buscando cercanía y empatía con las audiencias, como radioescuchas podemos configurar nuestras vidas incluyendo la sintonía con la voz, música y contenidos favoritos, pero el modelo de producción-generación de contenidos y su distribución, debe evolucionar de la mano de los oyentes para mantener ese contacto vital y asegurar su permanencia a futuro, debe interesarse también de manera honesta por lo que a él, a ella, independientemente de su edad, clase social y demás características, le son de interés y conforman su cotidiano.

Así pues, la radio tiene y debe mucho por aportar, atender las necesidades actuales y tendencias de comunicación para no rezagarse, diversificar sus canales sin perder su esencia, su creatividad, enriquecerse con las nuevas herramientas, más no depender. Llegué a la radio, justo en esa transición entre el uso de cartuchos, cintas en carrete, navajas y cinta adhesiva para cortar y pegar editando y el apenas uso de software para la edición digital del audio, donde las atmósferas y efectos sonoros originales abundaban y no se encontraban sujetos a librerías masivas. Otra historia a abordar en próximas líneas.