El Segundo Renacimiento


El Segundo Renacimiento es uno de los cortos que aparecen en la película Animatrix. Como todos sabéis, en Matrix las máquinas utilizan a los seres humanos como fuente de energía. Han creado una simulación artificial (Matrix) para todos los seres humanos con el fin de mantener en funcionamiento su actividad cerebral. Esta historia cuenta cómo empezó todo esto, es decir, cuenta cómo los robots superan a los seres humanos y se hacen con el control del planeta. Aviso que hay spoilers pero lo maravilloso de esta historia no es saber el final (el cual ya conocéis) sino ver cómo se van desarrollando los hechos.

En un futuro no muy lejano la humanidad ha logrado librarse del trabajo físico. Crearon a los robots a su imagen y semejanza. Las máquinas trabajaban incansablemente para cumplir con los caprichos del hombre. Este sistema funcionaba a la perfección hasta que un robot asesinó a su amo porque éste quería destruirle. El robot, B1–66ER, fue llevado a juicio y los líderes políticos ordenaron su destrucción y la de todos los de su clase.

Hubo manifestaciones de simpatizantes de los robots (humanos y androides) en contra de esta decisión, “La marcha del billón de máquinas”, pero éstas fueron masacradas. Se ordenó desterrar a los robots y buscaron su propia tierra prometida. Se refugiaron en Oriente Medio, creando una nueva nación: 01. Aquí pudieron mejorar su diseño y su inteligencia artificial. Al ser más eficientes que los hombres desarrollaron un sistema económico que hizo entrar en crisis al sistema financiero humano. El valor de la moneda de los hombres no paraba de caer, mientras que el de la moneda de 01 subía como la espuma. Ante esto, los seres humanos empezaron a establecer sanciones económicas y navales en contra de la nación de las máquinas (¿No os resulta familiar?).

Los embajadores de 01 fueron a las Naciones Unidas ofreciendo un plan de colaboración entre los robots y los hombres pero la ONU se negó. Se calcula que todo esto sucede en el año 2139, aproximadamente. La respuesta fue lanzar un ataque nuclear a la nación de las máquinas pero, a diferencia de sus antiguos amos, éstas son capaces de soportar el calor y la radiación. Las tropas de 01 que sobrevivieron avanzaron en todas direcciones y uno tras otro la humanidad fue perdiendo sus territorios. Los líderes de la humanidad ordenaron tapar el cielo para así acabar con la principal fuente de energía de las máquinas: el Sol.

En la gran guerra las máquinas empiezan a abandonar su forma humanoide para adoptar formas más cercanas a los insectos. Aquí es donde empiezan a capturarnos para hacer experimentos, aprendiendo a obtener la energía bioeléctrica, térmica y cinética del ser humano. Conviertieron al hombre en su fuente de energía, creando así una nueva relación simbiótica. En una última cumbre de la ONU el hombre firma la entrega de los pocos territorios que le quedan pero los robots hacen estallar una bomba atómica acabando con lo poco que quedaba. Finalmente, crían a los humanos en grandes campos de cultivo. El resto de la historia ya la sabéis.


¿Por qué es El Segundo Renacimiento una de las mejores historias que me han contado?

En primer lugar tengo que decir que siempre me ha llamado misteriosamente la atención todo lo que tenga que ver con la robótica. Lo que me fascina de esta historia es que si algún día somos superados por los robots (algo que no es tan descabellado según Stephen Hawking) pasaría de una forma muy parecida a la que se plantea aquí. El momento en el que las máquinas van a la ONU y los humanos rechazamos su cooperación define a la perfección lo que es el ser humano. Somos seres racionales que, a día de hoy, no estamos preparados para funcionar como sociedad. Cosa que los animales, y las máquinas, sí pueden hacer.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.