Mis tres películas favoritas


Me encanta el cine. En realidad me gustan las buenas historias sin importar el medio que usen para contarlas pero tengo que decir que el cine es, junto con los videojuegos, mi medio favorito. No es que entienda mucho de cine, ni si quiera he visto infinidad de películas, pero disfruto analizando los guiones, el desarrollo de los personajes, los planos, la iluminación… Soy exigente a la hora de ver una película.

A pesar de todas las películas que he visto hay tres que nunca olvidaré y creo, con casi total seguridad, que nunca van a poder ser desplazadas de este top 3 (sin orden alguno porque son incomparables entre sí). Estas son:

El club de la lucha

Fue la primera película que me hizo darme cuenta de lo que es una buena película. También descubrí a Edward Norton, uno de mis actores favoritos. Es una película que me encanta porque después del primer visionado cambia completamente y es de esas que cada vez que la ves le sacas algo nuevo.

Cuenta la historia de un tío (Edward Norton) que tiene insomnio y busca la forma de combatirlo. Lo intenta de muchas formas (viajando para aprovechar el jet lag, acudiendo a terapias de personas con problemas que le ayudaban a dormir mejor…) hasta que conoce al misterioso Tyler Durden (Brad Pitt) y éste le ayuda una vez que su piso ha sido destruido por una explosión. A partir de aquí crean El club de la lucha que acaba siendo una organización en contra del capitalismo y todo se les acaba yendo de las manos. Al final de la peli “tuve que poner el respaldo de mi asiento en posición vertical”. Finalazo.

Pulp Fiction

¿Quién no ha visto esta película? La obra maestra de Quentin Tarantino. Esta película empieza con el atraco de una pareja en una cafetería. Son muchas historias que después se cruzan para formar uno de los mejores puzzles que he visto. Un reparto de lujo (Bruce Willis, Uma Thurman, John Travolta, Samuel L. Jackson… ¿Sigo?), una banda sonora perfecta y unos diálogos muy buenos.

Lo genial de esta película es que, al contrario de lo que suele pasar, prácticamente todas y cada una de las escenas de la cinta son memorables. ¿Quién no se acuerda de la escena del baile entre Vincent y Mía? ¿O de lo que sucede en ese trastero entre el policía y Marcellus Wallace? Incluso la conversación sobre hamburguesas y el sistema métrico cuando Jules vuelve de Ámsterdam. Todas son míticas. Otra cosa que mola es buscarle el orden a las historias además de fijarse en los detalles porque todas las películas de Tarantino tienen una conexión entre sí.

American Beauty

Vi esta película pensando que simplemente iba a “estar bien” pero cuando terminé de verla sentí esa sensación de shock, como de necesitar tiempo para asimilar la historia que acabo de ver, que tengo a veces cuando acabo una historia que sea muy buena.

He de reconocer que, desde que la vi, la forma que tenía de ver la vida cambió un poco. Ahora separo a las personas según los que son como Lester Burnham (el protagonista) y los que no son como él.

Trata sobre la vida de dos familias de un barrio estadounidense. A priori no parece gran cosa pero es una crítica al estilo de vida occidental al que solo le interesa tenernos entretenidos y atareados para que podamos consumir mientras nos olvidamos de vivir. Lo realmente genial de esta película es el proceso de transformación que va sufriendo el protagonista (Kevin Spacey, otro de mis actores favoritos) desde que conoce al nuevo vecino hasta que se muere (la película comienza diciendo que está muerto). Esa forma de revelarse ante ese estilo de vida que tenemos que tener “por inercia” me pareció brutal. Si algún día fuese alcalde pondría una estatua de este personaje en mi ciudad, así.


Hay otras películas que se quedan muy cerca pero ya hablaré de ellas en otro momento. Por ahora con estas tres hay calidad de sobra.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.