La pintora astronauta

“¿Qué querés ser cuando seas grande?” le preguntó su abuelita.

Valentina Tereshkova, ¡la primera mujer en tocar las estrellas! Orbitó la Tierra 48 veces en 1963. Imagen de Philip Bond

Ella la quedó viendo directamente con sus ojos grandes, cafés y curiosos, que resaltaban bajo sus colochos rojizos y su piel pálida; su abuelita acostumbraba a agacharse cuando le hablaba, así quedaban a la misma altura y tenían contacto visual, por eso ella no confiaba en nadie más que en su Mimi, no le gustaban los adultos se creían superiores y la veían siempre desde arriba, no se llevaba bien con los niños, siempre criticaban que era una debilucha y solo le gustaba colorear, no quería salir a correr a la calle con ellos, prefería el patio de su casa y subirse al árbol de guayabas, el cual era su refugio.

La niña no lo pensó e inmediatamente respondió, “quiero ser astronauta rusa y pintora”, era lógico que quisiera ser astronauta rusa y no de la NASA, eran los años 80s en Nicaragua, prefería el Sputnik, a Valentina y a Gagarin, los descubrió en un poster de propaganda en un libro sobre Rusia y de ahí su sueño de tener una perra que se llamara Laika.

Su abuelita no se sorprendió, estaba acostumbrada a las ocurrencias de su nieta “¿por qué esas dos cosas en especifico?” — le cuestionó — “no importa si son dos cosas las que querés ser, podes ser 10 ó 1000, pero ¿por qué esas dos?”

La niña con la seriedad que le caracterizaba contestó: “Mimi es fácil, porque quiero ir al cielo y pintar estrellas”

Hoy 30 años después no tiene una perra que se llama Laika, tiene a su perro Dalí que no vive con ella, no es astronauta ni pintora y en la tumba de su abuela la única vez que se atrevió a visitarla, sentada al lado de la fosa, la sorprendió su sobrino llorando y diciendo, “Mimi, no logré ser astronauta ni pintora, pero si conseguí mi sueño, porque todos los humanos somos polvo de estrellas y me gusta llenar la vida de los demás de colores, como vos llenaste la mía”.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.