El llamado

Comentario al libro “Vaikra”(levítico) de la Torá

“וַיִּקְרָ֖א אֶל־מֹשֶׁ֑ה וַיְדַבֵּ֤ר יְהוָה֙ אֵלָ֔יו מֵאֹ֥הֶל מוֹעֵ֖ד לֵאמֹֽר׃”

“Llamó ´Él a Moshé y le habló Adonai, desde la Tienda de Reunión diciendo” Vaikrá 1:1

Comenzamos la lectura del tercer libro de la Torá: Vaikrá traducido también como Levítico, por el importante rol de los Levitas o también como Torat Kohanim, Torá de los kohanim. Nombre atribuido a que en este libro se encontraran las leyes especificas respecto de los Levitas y los Sacerdotes del pueblo de Israel, y el tipo de servicio que debían realizar en el Beit Hamikdash(el templo de Jerusalem)

Lo curioso es que la primer palabra de este libro es precisamente Vaikrá y su significado es más amplio que los temas antes planteados.

Vaikrá en el lenguaje bíblico significa llamó. Alude al llamado que realizó D´s a Moshé para continuar dándole instrucciones. Rashi, el comentarista clásico de la Torá, explica que de este primer versículo puede entenderse que este llamado sólo logró percibirlo Moshé. ¿Qué significa esta aclaración?

Podemos entender en la sutileza de Rashi una enseñanza primordial. Lo que Rashi esta afirmando es que el llamado no fue sólo a Moshé, sino que fue Moshé el único capaz de percibirlo.

Vaikrá hace referencia no a un diálogo circunstancial entre D´s y nuestro maestro, sino a un llamado, a una voz que se encendió, abierta para quien quiera escuchar.

A veces en una conversación sucede que una persona habla pero no todos sus interlocutores escuchan. Leemos en Iamim Noraim, en el famoso Unetané Tokef : Un poderoso Shofar suena más sólo se perciben susurros. En los apuros de la vida cotidiana buscamos respuestas pero no nos permitimos escuchar. No escuchamos a quienes nos quieren y también muchas veces no nos escuchamos a nosotros mismos.

Rashí nos enseña que la voz divina no es algo lejano, sino un llamado que desde hace mucho tiempo se encuentra encendido. Moshé pudo escucharlo pero somos nosotros quienes también podemos hacerlo. Los servicios del Beit Hamikdash constituían una forma de acercarse a D´s.

Este Vaikrá es una invitación a abrir nuestros oídos y también nuestros corazones para transformar los susurros en significados, para transformar los ruidos en palabras, para saber diferenciar qué es interferencia y qué es sentido. Para escuchar no sólo afuera, sino por sobre todo en nosotros mismos. ¿Estás preparado?

Like what you read? Give Uriel Aiskovich a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.