Interpretaciones de los sueños y la Torá

Una forma de autoconocernos. Reflexiones sección Vaieshev.

La sección Vaieshev tendrá como centro la interpretación de los sueños. Miles de años antes del famoso libro de Freud, la Torá describirá a Iosef como el primer analista de sueños.

En esta lectura Iosef soñó que él iba a estar por encima de sus hermanos. En su sueño todas las gavillas del campo se inclinaban sobre la gavilla de él. Las estrellas y todos los astros se inclinaban ante él. Quienes conocemos la historia sabemos que esto finalmente sucedió

¿Estaban predestinados estos hechos o fueron parte de los logros de Iosef?

El Talmud nos trae en primera instancia que un sueño no interpretado es como una carta que no ha sido abierta.

Erich Fromm en “El lenguaje olvidado” analiza desde un lugar racional la capacidad profética de los sueños. Vivimos rodeados de ruidos que no nos permiten comprender nuestras propias potencialidades. Muchas veces percibimos cosas que no nos permitimos procesar o escuchar.

Somos nosotros los que desde nuestra propia inteligencia podemos “leer” los hechos, no como algo sobrenatural, sino desde nuestro potencial. Tenemos tantas distracciones externas que cuando nos dormimos y permitimos sacar a la luz todo lo que en nuestro interior procesamos, comprendemos mucho más de lo que nosotros mismos nos creíamos capaces de mirar.

Desde este lugar Iosef no vio su destino sino su don y capacidad de liderazgo. Lo que él podía aportar y podía dar.

Esto nos puede traer una importante enseñanza. No está a nuestro alcance saber qué vino dado de nacimiento y qué construimos nosotros. A pesar de esto, la parashá sí nos enseña algo valioso: la capacidad de cambio de las personas y el poder desarrollar cada uno de sus potenciales.

¿Cuál fue la capacidad de Iosef? La de por un lado aprovechar en el momento indicado su potencial, y en relación a esto crecer y cambiar, y también ver la adversidad, no como algo que lo condenó , sino como aquello que le permitió también llegar donde estaba.

¿Podremos ver nuestro destino en sueños? Quizás si, quizás no, pero lo que sí podemos hacer es dar lo mejor en cada momento. Intentar descubrir mejor nuestros potenciales. Animarnos a conocerlos, desarrollarlos, hacerlos crecer. Y así poder seguir nuestras misiones en esta vida. Que nunca es una sino varias, y que si cada día nos conocemos un poco más, será más lo que podremos aportar a este mundo.