Judíos hablando Ydish en Alaska- Reseña del Sindicato de Policía Ydish

Audio de la Columna para Radio Jai

¿Como hubiese continuado la vida del pueblo judío si al crearse Israel hubiese sido derrotado por sus vecinos árabes?¿Qué hubiese pasado con los miles de sobrevivientes de la Shoá sin hogar ni refugio?

Esta es la pregunta que dispara una de las más interesantes, excéntricas y complejas novelas con temática netamente judías contemporáneas. El camino que nos propone el escritor Michael Chabon es tan frío como el duro invierno del Shtetel de nuestros bisabuelos. La respuesta que imagina es un universo paralelo en donde la supuesta derrota del naciente estado de Israel deriva en la creación de un refugio temporal para los judíos en la helada localidad de Sitka, dentro de Alaska, los Estados Unidos.

La derrota de Israel trae con si la derrota también del renacimiento de la lengua hebrea. Por ende, los judíos que se refugian en Alaska, continúan hablando Ydish. El lugar se transforma tan melancólico como las inhumanas temperaturas que lo rodea.

Israel se vuelve tan lejano como lo era hace doscientos años. El humor negro del Ydish como remedio para la desesperanza y adversidad se vuelven moneda corriente. Y el conflicto territorial no será aquí con los Palestinos, sino con los nativos indígenas de Alaska.

En todo ese contexto Chabon creará de manera elocuente este universo en donde sucederá la historia protagonizada por Meyer Lendsman, un detective caído en desgracia, con todas las características de un policial negro de los años 50: borracho, con tendencias suicidas, abandonado por su mujer y neurótico obsesivo.

La novela alternará la vida privada de este detective investigando una oscura trama del asesinato de un ajedrecista y el increíble entramado del universo construido por Chabon narrando la vida cotidiana de los judíos en Sitka, Alaska.

Entre ellos vale la pena mencionar la recreación del Ydish para la vida cotidiana moderna, como paralelo a lo que paso con el renacimiento del Hebreo. Por ejemplo el detective será llamado “Shammes”(término utilizado para hablar del cuidador de la Sinagoga); los celulares serán llamados “Shoyfer”, o a los policías locales los llamaran vulgarmente “latkes”; para dar tan solo un ejemplo de la reconstrucción de la jerga ydish como parte cotidiana del universo creado en la novela.

Lo bizarro se vislumbrará en personajes secundarios como Zimbalist, el experto en demarcaciones, que trabajará con sabiduría matemática para transformar en barrios aptos de cargar objetos durante la observancia del Shabat. Diversos submundos judíos con aspiraciones mesiánicas se desarrollarán como parte de la excéntrica y misteriosa trama.

Al igual que el ajedrez conlleva una gran relación con los judíos, en la novela de Chabon tendrá un lugar principal. El misterio comenzará con el asesinato de un ajedrecista y la trama de intrigas y conspiraciones se moverá con el mismo ritmo de una partida de ajedrez.

El exceso de descripción en la narración de Chabon quizás hagan parecer a las primeras páginas una novela densa y difícil de recorrer. Pero pasado este primer tramo se vuelve intrigante, misteriosa y apasionante.

Michael Chabon es uno de los escritores contemporáneos norteamericanos más interesantes para tener en cuenta. Quizás parezca ambiciosa la comparación pero como a fines de los 60 Philip Roth generó un gran interés y controversia, a su vez, en los últimos años podemos notar el impacto de las novelas de Chabon.

Fue galardonado con importantísimos premios, por ejemplo su novela “Las asombrosas aventuras de Cavallier & Clay” recibió el premio Pullitzer (de la cual comentaremos en otra ocasión).

El Sindicato de Policía Ydish, publicada en el año 2007, es de los últimos y más interesantes trabajos del escritor. Para quienes disfruten de la lectura literaria y no conozcan aún la obra de Chabon, es una cita imperdible.