Renuncié
Karen Cota
35838

Pero la evidencia del ridículo continúa, Karen. Un abrazo solidario.