La salud es primero.

El ritmo de vida actualmente va enfocado en la eficiencia y eficacia que tienen las personas a la hora de desempeñar un trabajo. Esto permite que las personas dejen de lado muchas de las importantes necesidades que el cuerpo pide.

Las comidas se están saltando, se está trabajando en función del reloj, el tiempo no alcanza, se come muy poco, se come en la calle, se mezclan comidas con la de los compañeros de trabajo y así es como poco a poco vamos creando malos hábitos alimenticios y perjudicando nuestra salud.

Sí, la razón principal es que los horarios de trabajo cada día exigen un poco más de nosotros pero es importante no dejar de lado nuestra alimentación, puesto que nuestro desempeño no será el adecuado y así podremos perjudicar tanto a nuestro cuerpo como a nuestro trabajo obteniendo las siguientes consecuencias:

  • Consumir grasas y calorías en exceso
  • Abusar de condimentos y perder la calidad del alimento
  • Por la velocidad en la que se come, el proceso de digestión se ve afectado.

Sin embargo estas consecuencias pueden producir enfermedades un poco más serias en el organismo como: gastritis, agruras, estreñimiento, sobrepeso, mala concentración, mala memoria, problemas de circulación, entre otros.

Teniendo en cuenta que el descuido de la buena alimentación en nosotros puede afectarnos incluso emocionalmente, es necesario mantener una dieta si nuestro horario de trabajo es fuerte y llevarla a cabo con riguroso esfuerzo. Te planteamos como se puede mejorar los hábitos alimenticios sin dejar de lado tu responsabilidad al trabajo.

  • 3 comidas al día obligatoriamente y si es posible un snack en medio de ellas.
  • Respetar tus horarios. Una buena planificación laboral te ayudará a compensar esto.
  • Comer fuera de la oficina. Ayuda a despejar la mente.
  • Aprovechar el momento de la comida para socializar con tus compañeros de trabajo.

Como es probable que nos toque comer fuera de casa, te anexamos tips para que tomes una buena decisión la próxima vez que vayas a un restaurante.

-Pide carnes horneadas o asadas.

- Pide un solo plato equilibrado. Tratando de agregar un alimento de cada grupo alimenticio.

- Evitar platos ricos en grasas.

- Compartir los alimentos. Ciertos restaurantes sirven gran cantidad, es mejor pedir para llevar o pedir media orden.

¡Ahora sí, ve y cumple con tu trabajo sin dejar de lado la buena alimentación!

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Vision 7 Advertising’s story.