Perros lazarillo, guías de cuatro patas


Cada año la fundación Vishnú del Cyprés entrega 20 perros lazarillos a 20 personas ciegas en Colombia. Candy fue entregada a Fabio Néstor Leyva por esta fundación en el 2010.

En Colombia hay 1'134.000 personas con discapacidad visual. Cada año, Vishnú del Cyprés entrega 20 perros lazarillos a 20 personas ciegas. Candy fue entregada a Fabio Nestor Leyva hace aproximadamente cinco años. Él es ingeniero catastral y perdió el sentido de la vista hace 20 años debido a una enfermedad degenerativa.

Actualmente, Fabio aún ejerce su profesión y vive con su esposa, sus dos hijos y Candy, quien según él, es su “más fiel y servicial compañero” pues gracias a ella, que lo acompaña la mayor parte del día, es que puede realizar diversas actividades y ganar independencia al acceder a sitios públicos.

“Ella es un ser como todos nosotros”

Para Fabio, la llegada de Candy a su vida fue “un cambio espectacular” ya que comenta que es por ella que ha ganado más autonomía, independencia, seguridad y movilidad en la calle y en su diario vivir.

Así se mueve Fabio en un día normal en Bogotá.

Fabio asegura que tener un perro Lazarillo es de gran ayuda, pues gracias a Candy puede ir todos los días al gimnasio con ella, sin ningún problema, aunque también cuenta que “lo único que hace es desplazarlo a uno y no guiarlo porque ella no conoce los recorridos de memoria, entonces cuando voy al centro o al norte de la ciudad, ella no conoce y solo me desplaza por donde el camino indica”.

“La ignorancia es total, confunden a un perro de trabajo que fue entrenado, con una mascota”

A diferencia de las demás personas, Fabio ve a Candy como una perra de trabajo que fue entrenada para su servicio y que “conserva sus modales” en todos los lugares que frecuentan. Esto lo ve como un buen acto de comportamiento y no como algo que hace una mascota.

Leyva, al igual que muchos otros con su misma discapacidad, fueron beneficiados con la compañía de un perro lazarillo. Sin embargo, es importante que la sociedad civil y las instituciones públicas ayuden activamente a las personas invidentes para así, hacer de Colombia una sociedad más incluyente.

Mejor que un bastón, un perro guía

A menudo, ciudades grandes y caóticas como Bogotá plantean situaciones complejas para las personas invidentes. Movilizarse en ellas resulta difícil por la poca sensibilización que hay con quienes tienen esta discapacidad, pues la cultura ciudadana que se evidencia en las calles no es la que muchos esperarían frente a ellos.

Cantidad de personas ciegas en Colombia según el DANE

Si se da una mirada rápida al sistema de movilidad y circulación en las calles, es poca la ayuda que brinda el Gobierno con este tema. La falta de señalización y adaptación de los lugares de acceso público en Bogotá son uno de los grandes obstáculos que a diario se presentan para las personas con algún tipo de discapacidad. Las calles agrietadas, desniveladas, con huecos y con placas quebradas son unos de los ejemplos de lo que tiene que enfrentar una persona invidente.

Sin embargo, gracias a fundaciones como Vishnú del Cyprés, el diario vivir de estas personas ha mejorado debido al servicio de criadero de perros lazarillos que prestan en Colombia. Esta lleva casi 13 años ayudando a quienes lo han necesitado nacional e internacionalmente ya que es la única fundación que cumple esta misión en Latinoamérica y que, adicionalmente, está avalada y certificada.

Según Juan Carlos Guerrero, director e instructor de la Fundación, “Vishnú del Cyprés nació con la idea de mejorar la vida de las personas discapacitadas y ciegas en Colombia. Es un proyecto muy hermoso y complejo, pero que ya está rodando de forma exitosa”.

Para la selección de los perros que son entregados a las personas con discapacidades visuales, es indispensable que sean de raza Golden Retriever o Labradores, hembras esterilizadas, para que posteriormente pasen a un periodo mínimo de adiestramiento donde el entrenamiento se realiza en tres etapas diferentes y se preparan para ser asignados.

“Durante todo el periodo de adiestramiento al perro se le deja un vacío emocional con el propósito de que cuando sea donado, la conexión entre el dueño y el perro guía sea más fuerte y facilite su buena relación”, cuenta Guerrero.

Proceso de adiestramiento de los perros guía

Así mismo, aseguró que “cada persona necesita un perro con una personalidad especifica dependiendo de las necesidades que cada discapacitado tenga” y que por eso, para poder solicitar un perro guía, se debe descargar un formulario en la página de internet de la Fundación y enviarlo a esta misma para estudiar a la persona en diferentes aspectos, corroborando que pueda darle cariño y un mantenimiento adecuado al perro. Si el solicitante pasa la “prueba”, pasa a la lista de espera, donde es programado según las fechas que la institución maneja.