Pausa

Mi tablero de visualización, donde pongo cosas que significan mucho para mi o que quiero mantener presentes.

Inicié a escribir diariamente hace 5 días, como una herramienta para mantener mis pensamientos sujetos a Dios y de alcanzar las vidas de los demás por medio de la palabra, no obstante, la mente, especialmente la mente cansada, es como un caballo salvaje difícil de ser domado.

Puedo sentir como mis pensamientos se desvanecen y se convierten en pesadez. Pero el no tener palabras disponibles y el cansancio son cosas de este mundo que nunca han detenido la obra de Dios. Hoy no reflexionaré a profundidad pero escribiré sobre dos cosas:

1. Aun en el cansancio, acerquémonos confiadamente a Dios.

“Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” Isaías 40:29–31

2. Renovemos los votos de aceptación a Jesús en nuestras vidas.

Esta es una promesa para Dios que encontré al final del libro "Locos por Jesús". La hoja fue impresa, firmada y colocada en mi tablero de visualización. Que el Espíritu Santo nos dirija mientras afirmamos estas palabras en nuestros corazones.

A partir de hoy… Haré que mi vida cuente.
Jesús, te doy las gracias porque sufriste y moriste por mí en la cruz, para pagar por mis pecados.
Padre, te doy las gracias por haber resucitado a Jesús de entre los muertos para que sea mi Señor y Salvador viviente.
Espíritu santo, te doy las gracias porque me ayudarás a hacer lo correcto para cambiar el mundo que me rodea.
Señor, hoy deseo hacerte una promesa.
No me avergonzaré de tu nombre ni de tu evangelio. Haré todo lo que esté a mi alcance a favor de los que son perseguidos y oraré por ellos.
Miraré a mis enemigos fijamente a los ojos y los amaré con tu amor. Oraré por ellos y los amaré sin importar las consecuencias.
Seguiré tu voz dondequiera que me dirijas, sin temor, porque se que tu estarás conmigo.
Si tropiezo, si caigo, si niego tu nombre y me siento culpable por no haber orado o porque olvidé hacer algo que me hayas pedido hacer, no me rendiré. No me revolcaré en la culpa. Iré ante ti y confesaré mi pecado, y haré lo que tu me has llamado a hacer, porque por esto fue que moriste por mí.
Me pararé firme a tu lado, junto a mis hermanos y hermanas alrededor del mundo, porque no importa lo que suceda, no importa a lo que me enfrente o como se perfile el futuro, obtendremos la victoria, heredaremos la eternidad y el cielo junto a ti.
No podré hacer otra cosa porque…

Llamada a la acción:

Esta es la oportunidad, para ti que te has alejado, para ti que empiezas a conocerlo, Jesús te está esperando, con lazos de amor te está jalando. Vuelve a leer esta promesa, arrepiéntete y cree en Él, porque te ha estado llamando, para que camines a su lado.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.