Un sueño, un talismán

Un año, ya un año fuera de tiquicia.

“La confección de un talismán debe ser sumamente cuidadosa, para poder así representar con la mayor exactitud posible la armonía entre las fuerzas universales; pues cuanto más exacto es el simbolismo, es más sencillo atraer la fuerza y sí, tiene poderes mágicos”.

He decidido que el talismán más poderoso es tener un sueño.


Sé qué se siente que me arranquen mi vida y me cambien la historia. Que me atropelle un cuento nuevo y construir otro camino, sé qué se siente, que me aparten de mi tierra y pueda cumplir algunos de tantos sueños, flotar en el aire sin comprender el vuelo, sé, sé qué se siente mirar al cielo en ciudades vibrantes y sentirme perdida, sé, sé qué se siente remar con fuerza contra la marea, sudar, llorar y sonreír de nuevo, sé, sé que se siente añorar un abrazo y anhelar una explicación, sí, sé qué se siente abrazar con el alma entera, vivir intensamente y amar de sobremanera, sí, sé qué se siente entregarme a un camino incierto, soñar sin límites.

Qué año Dios mío, qué año!

Un año, mil historias, 10 países, cientos de personas y millones de recuerdos…

Qué rápido pasan los días, siento que fue ayer cuando tomé esta foto:

En un avión de Iberia, a 11277 metros, 1094 kilómetros recorridos y faltaban 7513km.

En un momento de trance donde no estaba al tanto de lo que pasaba en mi vida, me di cuenta que mi gran viaje ya había comenzado. Con mi conciencia alterada y entre delirios caí en realidad, sí, ya había tomado una decisión. Me dije a mí misma: “Pase lo que pase acuérdese de la meta, esto no será fácil”. Unas cuantas lagrimillas se quedaron en ese avión, en un abrir y cerrar de ojos ya no tenía a mi papá, a mi gran Ángel, en un abrir y cerrar de ojos ya le había dicho hasta luego a todos, a mi familia, amigos, a mi pedacito bendito de tierra...

Y así fue y así es.

Después de unas tantas horas y cambio de vuelo llegué a Bilbao, País Vasco, donde conocí a mi nueva vida, y a mis nuevos colegas, mis compañeros de equipo, los que me van a acompañar en este encuentro cultural, todo el tiempo que el destino quiera, donde estamos transformándonos unos a otros para ser emprendedores sociales, hacedores del cambio, en una unión de religiones, países, idiomas y costumbres nunca antes vista, siendo pioneros, donde creamos proyectos a través de nuestras pasiones.

Días después me encontraba en China, y ahora sí, no hay duda, estaba perdidísima. Por eso escribí Shanghai a los 20, por si no lo han leído!

Y así pasaron cuatro meses en China, aprendiendo de su ecosistema emprendedor y aprendiendo de mi equipo, formando entre todos una cultura global.

Con el pasar del tiempo me he dado cuenta que el inicio de todo no fue hace un año, fue hace ya mucho tiempo… cuando algo en mí me hizo buscar y buscar algo que no sabía que era y todavía no sé qué es, yo solo sueño con encontrar una manera de ayudar a mucha gente a cumplir sus sueños, a crear su vida de una manera más significativa, que hagan lo que los haga más felices, que abracen su propósito y encuentren su razón de ser.


Gracias a la vida en Navidad pude volver a Costa Rica, fui fugaz a hacer trámites y pronto volví a España, ahora iba más segura y tranquila, a ver qué me esperaba ese año siguiente en Europa.

Esto ha sido lo más chiva, la bendición más grande! Vivo con 11 emprendedores de 4 continentes, tenemos 10 idiomas en el equipo, y todos estamos acá aprendiendo y haciendo, rompiendo barreras, ha sido un año épico, donde el poder de la diversidad se ha hecho latente.


Y pues bueno… pasé 8 meses a punta de llamadas por skype y whatsapp, a punta de mensajes todos los días con mi familia, viendo como crece mi sobrinito a la distancia. Difícil, muy difícil, sin embargo sé que estoy donde tengo que estar y cada día reafirmo mi decisión!


El 11 de Agosto, un año después de que se me fue mi papá, fue la primera vez en 8 meses que me quedaba sola en la casa, fue un regalo del cielo y lloré como nunca, lloré por horas, por todo lo vivido, por la ausencia, por que había intentado ser fuerte mucho tiempo, por extrañar y añorar tener a mi familia cerca. Ese mismo día, a eso de las 11pm, salí rumbo a la estación de buses de Bilbao, otro viaje comenzaba.

Después de 5 horas llegué a Madrid y esperé a que llegara mi mamá, mi tía y mi prima en el aeropuerto… tuve que hacer demasiado esfuerzo mental para no llorar. Y por fin, al medio día, llegaron!

UN ABRAZO DE 8 MESES, donde se detuvo el tiempo en el aeropuerto.

Iniciamos la travesía, de Madrid a Marruecos.

Mi mamá, mi tierra firme.

Marruecos, África
Yo soy mi pasado, mis miedos y fracasos, yo soy mi presente, mis éxitos y virtudes, soy mis cicatrices y mis guerras, yo soy mi futuro, y mi destino, soy mi sonrisa, la que sueña sin límites y escribe con tinta de verano.
Medersa Al-Attarine de Fez. Una escuela principal de la religión coránica.
No solo es terapéutico abrazar un gran árbol, también es gratis. La naturaleza es noble.
Algo muy IMPORTANTE, tomar té de menta, es parte de la hospitalidad marroquí. Una costumbre que he ido adoptando. Luego sus modelos de negocio y sus emprendimientos tradicionales, la confección de telas y cueros. Y la última foto, la ciudad Romana Volubilis de Fez.

UN VIAJE DEL ALMA

Una hecatombe emocional, muchos recuerdos y sentimientos que se han sellado en este año, que se han grabado más allá del corazón.

Porque cada lugar, cada persona, te marca . Así es como se crece, se aprende.
Fue un cuento de verdad!

En medio de cada ciudad, en cualquier calle o rincón… volvía a ver a mami y nos poníamos a detener el tiempo. Un momento mágico donde nos sentíamos vulnerables, y nos abrazábamos diciendo “detengamos el tiempo, detengamos el tiempo”. Yo calculo que si sumamos cada minuto en el que detuvimos el tiempo, resultan horas! Yo solo quería sentirme en el momento presente, teniendo su compañía, cuánta falta me hacía un abrazo de esos que llegan al alma…

Basílica de San Pedro, Ciudad del Vaticano. Energía divina.

Revisando unos de tantos mensajes que han escrito entre mi mamá y mi hermana me encontré estos:

“Sólo el viento trae esos recuerdos, esas sensación de cómo era todo antes” -mi hermana

“Es esa sensación cuando respiras y se te sale el alma entonces extiendes tu mano, la agarras fuerte entre tu puño y la regresas a tu corazón” -mi mamá

Un día me escribió mi coach felicitándome y que había que celebrar y me dijo, hay que celebrar Vale, ya es un año de superación familiar. Yo solo puedo decir que mi mamá y mi hermana son guerreras. Que la valentía de ellas ha sido mi bastón y mi fuerza.


En Agosto también tuve la oportunidad de ir al Museo de Ana Frank en Ámsterdam y apenas entré estaba esto escrito en la pared: “¡Qué maravilloso es que nadie tenga que esperar un instante antes de comenzar a mejorar el mundo!”.

“Mientras puedas mirar al cielo sin temor, sabrás que eres puro por dentro y que pase lo que pase volverás a ser feliz” — Ana Frank

No hay mensaje más claro que ese. Dichoso el ser humano que tiene la capacidad de crear. Hay que aprovecharlo al máximo! Detener las quejas y poner en marcha la acción.


Pasaron unos días más, llegamos a Bilbao a que conocieran dónde vivo…

Y bueno, el viaje terminó… Salí de la estación de metro y tomé esta foto, en medio de una mañana fría en el norte de España.

Tomé esta foto, vi al cielo y reafirmé mi decisión, estoy aquí construyendo un sueño, estoy aquí descubriendo, creando, siendo.

Hoy sólo puedo decir que GRACIAS a la vida por ser tan linda, que GRACIAS a la vida por ser tan intensa, que GRACIAS a la vida por permitirme amarla aunque no la entienda. GRACIAS porque por más que duela siempre ha habido luz en mi camino. Y que GRACIAS, mil GRACIAS por permitirme construir sueños.


Ya es setiembre, ya el otoño llegó.

Setiembre imprudente que todo lo barre.

Después de este verano inolvidable, estoy de vuelta con energía. Un nuevo año comienza! Acá estoy en Bilbao, reafirmando mi decisión!


¡Hay que hacer que las cosas sucedan! “No te quedes aguardando a que pinte la ocasión. Que la vida son dos trazos y un borrón. ¡Tengo miedo de que el miedo, te eche un pulso y pueda más! “ –Rosana

Estoy segura de que llegaremos cuando vayamos más allá del intento… y que quede claro, que en la calle de los imposibles se envuelven milagros!

Nada ha cambiado,pero todo cambió.
Una mirada al cielo, un suspiro.

A mi “yo” del futuro y a todos ustedes, prepárense y confíen, que vienen cosas muy chivas, remen más fuerte que nunca y sigan soñando, sigan haciendo, sí, haciendo, que sí se puede.

Y recuerden, si no servimos, no servimos.

Como dijo Dante: “El amor mueve al sol y a las demás estrellas, el amor es divinidad y si en momentos tienes Fe, el amor llama a que la divinidad se haga presente”. LA VIDA ES BELLA.

Gracias por leer, cualquier comentario, pregunta o sugerencia siempre es bienvenido! Acá seguiré contando un poco más de esta aventura.