Del otro lado…

Hoy, después de muchos años, me tocó estar “del otro lado” del escritorio en una cita de Psicología… Tenía un miedo y escepticismo como el que muchas veces he percibido de mis pacientes.

Aunque con lágrimas en los ojos, como ellos, salgo con una sonrisa y el corazón lleno de esperanza. ¡Que linda es mi profesión!

Definitivamente, ésta aventura no deja de darme enseñanzas. Un día me dijeron: “No hay alegría sin dolor, y todavía falta lo mejor”; para allá voy.

¡Feliz vida, mundo!