Y entonces llega ese día que tanto has esperado…

Y es que cuando estoy ahí… la gente deja de existir, la mente se libera, cuerpo y alma se vuelven uno.

…pero que de cierta forma también quisieras evitar. Sí, ese en el que ya no hay marcha atrás. Lo que suceda hoy define el resto del camino.

Después de una larguísima noche sin lograr dormir; esperando ese resultado, pensando, dando vueltas de un lado para el otro, soñando despierta, bailando en mi mente, visualizando, creyendo, sintiendo, volando… Yo sé que todo va a salir bien, sé que Dios y la vida saben cuánto he luchado por estar acá donde estoy.

Korea🌟? Are you %@&@& kidding me? ¿Cuántas veces en la vida te invitan a bailar a un festival de tan alto calibre? Algo de otro mundo… Sí, es una experiencia con la que definitivamente he soñado desde pequeña.

¿Y cómo no? Vean el chuzo: http://youtu.be/-URJZnkqlJc

Entonces mi mente se distrae… Me subo al avión, viajo, veo el festival, tantas delegaciones, miles de artistas y bailarines de más de 70 países alrededor del mundo, todos con su uniforme. Nosotros con nuestro buzo, camiseta de presentación, bultos y equipaque ¡como nos costó lograrlo!

Yo por mi parte, me veo, no puedo creerlo… Miro hacia atrás, tantos tropiezos, lágrimas, frustraciones, momentos difíciles y pienso: cuánto he luchado por todo esto. ¡Un sueño hecho realidad! Cuando, de repente, mi consciencia me interrumpe en medio del camino: ¡Hey! Psst… Suave, esperate un toque. (¡Que poderosa es la mente!)

Cierto… Vuelvo a mi cama, ya son las 4:50am. Logro dormir un par de horas, despierto, esperando la 1:00pm para poder hacer esa importante llamada.

— — —

Le escribo por whatsapp a mi doctor (¡Que maravilla de customer service! El privado, claro, porque con el INS la historia ha sido muy diferente.) Amo que los servicios se hayan modernizado así pero, sobretodo, que aún exista gente con amor a lo que hace.

Entonces, ese atormentante “escribiendo” al lado de la foto me eleva los latidos al 1000%…

Deja de escribir, y me llama:

“Sí, ¿se acuerda lo que yo le dije? En efecto, hay una ruptura meniscal. Debemos hacer la artroscopía, pues la lesión es bastante importante. -yo… con el corazón en la mano- Además, apareció el ligamento cruzado anterior roto; continúa. -como si fuera poco… simplemente no lo puedo creer-.
Lo que pasa es que eso nos complica el panorama, porque es una recuperación mucho más lenta. -En mi mente: Sí, lo sé. Un par de veces me tocó cuidar una recuperación de esas, conozco el proceso…-
Hay jugadores de primera división que duran hasta un año fuera.”

Y bueno…. ¿qué decir? En ese momento mi corazón se hizo un puñito, lo sentí explotar, no pude contener las lágrimas. ¡Mi sueño se derrumbó!

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Vane Quirós P.’s story.