Susurros

Cuando el viento te lleve rumores de mí, piensa…

Piensa en el tiempo que corrió entre nuestros dedos y se quedó flotando como arena blanca que no quiere tocar el suelo, mientras cae por el embudo del reloj.

Piensa en el camino cubierto de moriviví que se abría para amar y se cerraba tan pronto lo tocabas con tu dolor a cuestas.

Piensa en los destellos de luz que se agolparon en nuestro plexo solar y que no volverán a brillar porque cortaste toda posibilidad de conexión.

Tú, el mismo que siempre buscó reconciliación, fue el mismo que saboteó toda negociación.

Hoy el viento me eleva a otras dimensiones.

Hoy la vida me regala miramelindas en los confines del viaje por la cordillera de mi alma.

Hoy se reviste mi espíritu con la libertad de amarme a mí misma, porque ese, ese es el único amor verdadero.

Hoy el viento te lleva mi olor.

Y sin ego en mi ser, te confío sus secretos, porque no son solo míos, sino tuyos también.

Reconoce mi olor, mis dedos, mi boca y mi entrega.

Recuérdalos en tu desierto como oasis alucinante de nuestro pasado.

En ese umbral se guardan los sueños que no se completaron.

Allí y solo allí, te permito soñarme…

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.