Los 10 mandamientos
para la sustentabilidad

Inspirados en la encíclica del Papa Francisco “Laudato si”.

I
Amarás a la Tierra, tu planeta, y lo manifestarás cotidianamente.

Amo a mi casa que es la Tierra, el planeta que compartimos, y soy feliz si lo valoro cada día. Por eso me comprometo a llevar adelante las mejores prácticas ambientales que conozca, cambiando las que pueda corregir, siendo íntegro y auténtico.

II
No tomarás los recursos naturales en vano.

Cuido lo que la Tierra nos brinda pensando en un mejor presente y en la necesidad de conservar su riqueza para las generaciones que vendrán.
La moderación garantiza la sostenibilidad del resto de las especies.

III
Santificarás los biomas.

Celebro la armonía única de los espacios que nos contienen, los biomas.
Y abrazo en la unidad y la diversidad a las comunidades hermanas que los habitan.

IV
Honrarás a tu padre y a tu madre
, y a todas las personas.
Me honra la hermandad humana, ser hijo de la Madre Tierra y convivir con el resto de las especies.

V
Conservarás la diversidad biológica y la utilizarás en forma sostenible.
Atesoro la esencia de todo lo que me rodea y transmito entusiasmo por el cuidado de la naturaleza.

VI
Evitarás actos contaminantes.

Aprendo y coopero para no contaminar nuestro hogar común que es el planeta. Respeto las leyes y cuando éstas resultan insuficientes me comprometo a apoyar el dictado de nuevas normas o a la mejora de las ya existentes.

VII
No despojarás a las generaciones futuras.

Soy austero en el consumo de energía, agua, alimentos y otros recursos. Concibo mis proyectos respetando los derechos de las demás personas y de las generaciones por venir.

VIII
No darás falso testimonio ni disfrazarás tus acciones.

Mi amor por el planeta no es una moda ni una pose, me hace mejor ser humano y es amor por mis hermanos.

IX
No consentirás pensamientos ni deseos que no sean sustentables.

Todo lo que hago es teniendo en cuenta el bienestar general.
Estoy bien dispuesto para reconsiderar malas prácticas y activar
otros modos, más sustentables y equitativos.

X
No codiciarás los bienes comunes.

Propicio su desarrollo y justa distribución para que las condiciones de vida resulten más armónicas en todo el planeta.

Este es un texto colaborativo. Está basado en conversaciones significativas protagonizadas en Buenos Aires por diferentes personas interesadas en dar vida a la carta que el Papa Francisco acaba de escribir sobre nuestra casa común.


Seguime en Twitter

Y en Facebook