Experiencia científica en aula abierta

Las estrategias que pueden ser utilizadas para incentivar el pensamiento científico en el aula, deben ser basadas en la indagación, esto permite que los alumnos mejoren la comprensión de su entorno a través del planteamiento de preguntas y así puedan adquirir mayores habilidades para la resolución de situaciones y problemas que permiten dar respuestas de manera constructiva.

La estrategia de enseñanza-aprendizaje basada en la indagación, se fomenta en que el alumno busque soluciones a una situación problema. ¿Qué beneficios se adquieren de esta metodología?

  • Fomenta la curiosidad.
  • Incentiva la investigación para llegar a soluciones razonables a un problema.
  • Respeta los ritmos y formas de trabajo de cada estudiante.
  • Permite que los estudiantes comprendan de manera más profunda los temas, contenidos y aprendizajes.

Características del problema:

  • Falta de creatividad.
  • Resolución de problemas cotidianos.
  • Poco análisis de la información en estudio.

Reformular el problema:

¿Cómo desarrollar la capacidad de análisis por medio del proceso científico?

Estadística:

Con respecto al análisis de la información adquirida, se puede deducir que el mayor problema presente es el poco análisis que los estudiantes hacen de la información que se les brinda. Tal es el caso de la dificultad que tienen al no seguir instrucciones tanto de formal oral como escrita, ya que inicialmente suponen y luego ejecutan, aquí es donde se refleja que la información no fue del todo entendida.

Por lo que la metodología basada en la indagación beneficia enormemente la capacidad de análisis para poder realizar predicciones que los lleven a la experimentación y por ende reflexionarán sobre las conclusiones y aprendizajes obtenidos, para que finalmente puedan aplicarlos en su quehacer diario.