Nuestra vida

Te conocí un diciembre nostálgico, de esos que llenan el alma de recuerdos, no sé qué fue lo que me llevo a tu lado, no sé qué fue lo que cautivó mi atención, simplemente te hablé como a cualquier persona, nunca me imaginé lo que pasaría después. Y lo acepto, el destino nos concertó una cita en un lugar muy pintoresco.

Recuerdo el día de tu cumpleaños, me sentí especial al felicitarte aquél diciembre, parece que fue el día en que la historia arrancó. Imposible detener lo que está escrito, imposible. Pareciera que nos conocemos desde que nacimos, somos tan parecidos; soñamos, vivimos, y deseamos tantas cosas igual, pero con ese toque diferente que sólo tú y yo conocemos.

Pronto estaremos juntos en el café Europa, pronto caminaremos tomados de la mano por el parque, quizá iremos a ver la sirena de la que me has platicado, nos daremos un gran tiempo Hyggen, veremos una película, dormiremos juntos, jugaremos futbol hasta cansarnos y abrazarnos en el césped, escucharemos el sonido amarillo que tanto nos encanta, nuestro favorito amarillo.

Debo de confesar que me da miedo nuestra aventura, creo que es complicado, pero sé que juntos lo vamos a lograr, a tu lado no me importa nada, quiero tomar cocoa caliente en tu sofá, anhelo ver la nieve a tu lado, nuestro amor derretirá el frio de nuestros cuerpos y sólo emanaremos vapor caliente de nuestro ser, sonreiremos y ahí estaremos, uno al lado del otro. Tocándonos, viviéndonos, amándonos.

Agradezco que entiendas mi vida, sé que no es fácil esperar la ausencia, por eso me gusta que veas mis ojos con todo lo que te envío, me gusta sacarte sonrisas e incluso uno que otro ¡SMAK! Ya sea de noche o de mañana, creo que siempre es buen momento para escuchar el sonido de nuestras cuatro letras.

Un día viviremos la aventura de viajar por mí país, otro día viajaremos por el mundo, nos hartaremos de viajar y regresaremos a nuestra casa, haremos el amor y tendremos una familia que amará el sol del caribe y las manzanas y fresas del verano en casa. Si hoy pudiera repetir las letras escribiría lo mismo para cautivar tu atención. Hoy, con esto se escribe una página más, un sentimiento, una vida. Nuestra vida.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.