Las Redes Sociales, un peligroso aliado

Hasta un 10% de los jóvenes pierden trabajos por sus publicaciones en redes sociales. “Piensa dos veces antes de publicar. Lo que cuelgas ya no se borra”. Es el mensaje del Instituto Nacional de Ciberseguridad en España.

Todos los jóvenes (y no tan jóvenes), hacemos uso de las redes sociales, y es que hoy en día ya casi ninguno sabemos vivir sin ellas, pero a veces, debido a su mal uso estas pueden convertirse en nuestra peor pesadilla.

La Oficina de Seguridad del internauta muestra una serie de datos que como mínimo deben hacernos reflexionar de lo que queremos compartir a través de la Red. Según las cifras de este instituto más de un 5% y hasta un 10% de los jóvenes españoles de entre 16 y 34 años pierden una oportunidad laboral por el mal uso que hacen de sus redes sociales. Y es que la mayoría de las veces publicamos cosas en Internet sin pensar en las consecuencias que esto podría arrastrar, y por eso deberíamos ser conscientes de los riesgos que un determinado tipo de publicaciones nos puede acarrear.

Uno de los últimos casos más sonados fue el de Sergi Guardiola, el joven fichaje el BarÇa B, que fue fichado y despedido en apenas ocho horas después de que un amigo suyo usase su cuenta personal de twitter para publicar una serie de comentarios desafortunados. Estos le costaron la rescisión de su contrato, pues aunque no fue el mismo quién los escribió, la cuenta era suya.

Expertos en redes sociales recomiendan tener presencia digital, pero a la vez un manejo responsable y con sentido común de ella, poniendo un ejemplo muy claro de ello: “no publiques en la Red aquello que no serías capaz de decir en alto al destinatario.”

Cada vez son más los empresarios buscan a través de las redes sociales nuestros perfiles para ver como somos, pudiendo no ser convocados a una entrevista de trabajo si encuentran algo que no les encaja.

Criticar a una empresa a través de twitter es algo que ocurre en muchas ocasiones, pero que puede costarte el puesto de trabajo, (sobre todo si lo haces de la tuya propia), como le ocurrió a una joven estadounidense que fue despedida antes de empezar a trabajar por un tweet en el que criticaba la labor que iba a realizar.

Por eso es importante ser cautelosos con que publicamos en la red, pues ya no podrás borrarlo nunca más y puede que te genere más de un quebradero de cabeza.