Una catarsis organizada

“¿Te has sentido como promesa rota?”
La Vida Boheme

Desde que soy UCVista, estas fueron las primeras elecciones en que no hice nada; no estuve en un Call Center movilizando extraños, ni recorriendo centros, ni acompañando el estrés y frustración de los testigos. En estas elecciones ni siquiera vote, porque soy del municipio Libertador y, a diferencia del resto del país, me desperté con Jorge Rodríguez siendo Alcalde. Lo único seguro de ese día era que me iría a dormir y él seguiría ejerciendo su abusivo poder característico.

Aunque no terminé la noche electoral con la fortuna de unas cervezas y una reunión catártica entre panas, mi ser tuvo la misma reacción. Físicamente terminé agotada de escribir “¿cómo lo ves?, ¿qué sabes de Miranda?, ¿te imaginas que pierda Ocariz?”; de pasar todo el día pegada en la pantalla de la computadora, batallando con el peor bando de ancha y la censura, con la cara adolorida por tanto tensar los dientes producto el estrés, que luego se convirtió en la frustración que se está volviendo demasiado usual.

Intelectualmente extenuada de ver todos los escenarios posibles, de entender porque pasa lo que pasa, de pelar capaz entre las terribles estrategias comunicacionales de la MUD. Todo para buscar el porqué de nuestra realidad, para convencerme de la importancia de votar en dictadura. Emocionalmente consternada, porque la esperanza en un contexto tan complicado se vuelve un bulto muy voluminoso y frágil para llevar. Porque a pesar de nuestro país volátil, siempre termina por ser bastante predecible, pero no por ello menos indignante. No perder la capacidad de indignación me sigue resultando el acto de resistencia más complejo y canso que ejercer.

Una vez alguien me dijo que quien no escribe se enferma. A pesar de que llevo días enteros suspirando, necesito un medio más efectivo y organizado para externalizar lo que llevo por dentro. Como enfermarse en este país es un lujo, aquí me hallo intentando hacer una catarsis organizada –valga la pena el oxímoron- Aunque es organizada, el orden no tiene un criterio demasiado lógico, no sigue un sistema de priorizaciones o relevancia. Van surgiendo según me van removiendo al pensarlo. Son dudas, conjeturas, contradicciones propias, ajenas y algunas pocas certezas, es la marea revuelta en la que me hallo intentando no ahogarme. Son cosas que no me caben en twitter definitivamente.

El mayor fraude de nuestra historia fue el Domingo 15/10, porque nos lo hicieron en la cara sin pudor alguno, incluso haciendo gala de arrogancia y “porque pueden”. Este fraude fue mayor que el de la ANC, los ocho millones de votos se forjaron porque así también lo quisimos; porque no tuvimos testigos, no tuvimos candidatos, porque no participamos. Porque aquello era una “elección” espuria que estuvo más cerca de ser unas internas del PSUV, que una evidencia de democracia.

Siempre vale la pena votar en elecciones constitucionales. Aunque uno sabe que le van a robar el carro, siempre pone los seguros por si acaso, para que no sea tan fácil para los ladrones y, lo más importante, para obligarlos a actuar como delincuentes. Porque me cuesta mucho creer que cuando el chavismo actúa como dictadura se hace más fuerte, porque no podemos hablar ni comprobar el fraude sin haberlos retado a hacerlo.

Los costos políticos solo existen si hay quien los cobre. En complemento con obligar a la dictadura a actuar como tal, valga decir que ello solo no basta, ni sirve; porque los costos políticos no se dan, se crean. Al chavismo poco le importa forjar resultados y robarse elecciones –es tercera vez que lo hacen: Capriles-Maduro, ANC y Gobernaciones-, ¿le importa a la MUD y a los demás factores opositores que le arrebaten los triunfos electorales?

¿Más allá de la MUD que otras alternativas políticas opositoras están en el juego? La coalición tiene errores gigantescos pero, a pesar de ello, no termina de surgir una alternativa distinta a ella y con sentido político lógico. María Corina Machado, a pesar de tener una lectura acertada, no ha sido capaz de generar nada más allá de un nombre, una página web carísima y una narrativa complaciente con lo que la gente quiere escuchar, no hay nada nuevo ni relevante en la esfera práctica.

El “lo intentamos” de Blyde fue peor que “el tiempo de Dios es perfecto”de Capriles en el 2013. Se evidencio que persiste la absurda carencia de previsión escenarios, que ya está dejando de ser un error desorganizado trevelándose como un patrón propio de quien trabaja a partir de coyunturas, casuismo, o aspira a cohabitar con el actual sistema. La gran diferencia es que este no es el país del 2013, hemos perdido muchos kilos y vidas desde entonces.

La MUD no termina de cantar fraude de forma organizada más por razones políticas, que técnicas: Ya es bastante absurdo que no tengan el 100% de las actas, sobre todo porque al electorado nos hicieron creer que el proceso estaba blindado gracias a la presencia de testigos en todos los centros. Pero en el caso de tener todas las actas a nivel nacional ¿la alianza asumiría y estaría al nivel del reto político que implica cantar fraude y enfrentarse al sistema?

Entre torpes declaraciones (que vienen desde la campaña) Carlos Ocariz ha dejado ver que a la larga asumirá los resultados y sus acciones hasta ahora no demuestran lo contrario. ¿Qué dice Capriles sobre ello? ¿Asume con pasividad que le roben las elecciones por segunda vez? ¿Hasta qué punto su actitud se justifica por preservar la Unidad o por mera incapacidad de plantarse en contra del status quo?

Si la oposición no se redefine, el chavismo seguirá siendo eficiente en su modelo. Más allá de la MUD la alianza opositora debe ampliarse, fortalecerse y restructurarse (¿Cuántas veces se lo hemos exigido?) Esto significa asumir que hay una generación de líderes políticos que fracasaron en lograr el cambio del sistema. Ello también significa que los más jóvenes -de la generación 2007 para abajo- deben pasar de ser periodistas, con precisos análisis y lecturas de nuestra realidad, para buscar romper la rueda del hoy pervertido contexto sociopolítico.

Creo que hay una cosa elemental en este punto: la redefinición de oposición es directamente proporcional a la salida del chavismo del poder y el inicio de la transición hacia a la democracia, porque tal como está planteado el panorama hoy, el chavismo saldrá más por sus propios errores, que por los aciertos que pueda lograr la MUD.

Capriles está por convertirse en el líder bobo y desperdiciado. Ya que (al fin) se cortó la cuerda que lo ataba de ser un liderazgo nacional, limitado a responsabilidades regionales, va siendo tarde para agarrar los siete millones de votos (hoy seguramente muy disminuidos) que lo respaldaron en el 2013 y asuma la carrera presidencial sin actitud pusilánime alguna.

Es obvia su incomodidad con PJ y es también sabida la intención de levantar un nuevo partido. Creo que le queda poco tiempo para ello (meses o incluso días entendiendo lo volátil y rápido de los acontecimientos) y para que la historia no lo coloque junto a Jovito Villalba o Andrés Velásquez en la lista de los Presidentes que pudieron ser, pero nunca fueron.

El argumento de que estados como Miranda se perdieron por culpa de la abstención es un insulto a la inteligencia de este país. Dos preguntas: ¿Cómo confluyen al mismo tiempo la tesis del fraude y la abstención? ¿Entonces la cosa no fue que hubo fraude, sino que la gente no salió a votar? ¿La culpa es del electorado y no del chavismo que abuso desde la prolongación de la convocatoria incompleta (sin Consejos Legislativos) de elecciones regionales?

Incluso, la cifra de participación dada por el CNE está dos por ciento abajo del número que había aspirado la MUD, eso haría (¿o hizo?) que una elección de este tipo fuese la que tuviera mayor índice de participación en el histórico de los procesos regionales.

El domingo 15 en la noche la MUD desconoció los 23 resultados, “hasta los estados que ganamos” dijo Blyde. ¿Por qué los cinco ganadores ya están aclarando ante que órgano se juramentaran? ¿Los únicos resultados fraudulentos son en las regiones que perdimos, pero no los que ganamos?

¿Por qué Feo La Cruz dijo el Lunes 16 que tenía todas las actas que lo daban como ganador y luego aparece el día siguiente reconociendo la victoria de Lacava?

Velásquez está dando una clase de resistencia cívica y democrática. Veo incluso potencialidad en que pueda aglutinar todo el descontento y, si continua teniendo acciones a la altura del momento, surja como una figura presidenciable o, por lo menos, sea la primera ficha de domino que empuje una seguidilla de eventos que redefinan el panorama.

¿Dónde ha quedado el poder de la gente? ¿La sociedad civil y la ciudadanía quedamos pasivos y en complicidad ante las incongruencias y abusos de nuestra clase política?

A Tibisay la gordura no la deja caminar y los botones de la franela de Diosdado son una potencial arma homicida ante el riesgo de que salga disparado, gracias a la barriga que con orgullo y corrupción se ha forjado. ¿Y tú desde cuando no comes carne?

Héctor Rodríguez y Henry Ramos Allup candidatos presidenciales en el 2018. En este punto el espejo de Zimbabue no resulta un referente desquiciado para vernos.

Twitter no es Venezuela…gracias a Dios.

Estamos ante la instalación del Estado Neo — Comunista

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.