La Magia de la Música en tu Vida

Desde muy temprana edad e incluso desde antes de nacer, la música ha sido parte importante de mi vida. A mis 3 años de edad mi papá compró un piano que me encantaba tocar, descubriendo los diferentes sonidos que podía lograr. Me gustaba ver como al presionar las teclas, estas tocaban esas cuerdas que hacían unos sonidos mágicos. Fue tanto el amor que sentí por ese instrumento que a los 4 años ya estaba en clases con un profesor, leyendo mis primeras partituras y ejecutando inolvidables lecciones.

La música es parte de mi existencia plena, me lleva y me trae a mundos distintos, me transporta a lo desconocido y llena de magia los momentos que me toca vivir. Siempre he visto mi vida como una película y en cada escena hay una canción especial que la identifica. A veces al cerrar ciclos, aparece el soundtrack que permite salir las letras finales y así sé que ese fin da una nueva apertura a la versión de la película que pronto vendrá.

Cantar también se convirtió en otro regalo que la vida me dio, un día descubrí que podía hacerlo de forma natural y aunque a veces no tenga música que me acompañe, siempre suena muy clara en mi interior.

No hay nada más alegre que bailar al ritmo de la música que acelera tus emociones positivas, como también es agradable sentarse a pensar con el fondo de una dulce melodía que conecte tus sentidos. Al momento de drenar todo aquello que no sale, un rock puede ayudar a dejar escapar la locura escondida; así como una balada deja salir con sus tristes notas la melancolía.

La música es ese sello que te caracteriza. Dime qué escuchas y te diré quien eres, me atrevo a decir yo. Es un espacio de infinito conocimiento interno, que te guía y acompaña, puede darte respuesta ante las dudas, traer mensajes que debes descifrar, envolviéndote en una hipnosis que muchas veces no sabes como controlar.

Bailar al son que me toquen es uno de mis dichos favoritos, porque en realidad nuestra existencia está llena de notas musicales. A veces en la vida nos toca un sostenido intenso, otras más tristes pasamos a los bemoles y en ocasiones aparece un becuadro que nos calma un rato de tantas situaciones. Lo importante es seguir la armonía adecuada en nuestra vida, ponerle intención al ritmo y dejarse llevar con amor; afinarse en el tono correcto y encontrar el estilo que te llevará con sus sonidos a otra dimensión. La música es parte del universo que nos envuelve, sin ella el mundo no tendría sentido. A su lado viajamos, recordamos, experimentamos y dejamos sellados los momentos importantes en el corazón.

Por eso sueña y permite que tu vida esté siempre llena de ritmo, intensidad, gratitud y mucha emoción. Bailando, soltando y de vez en cuando perdiendo la razón, liberandote de las vueltas que da tu mente y sientiendo la intensidad de la música que despierta tu pasión.

¿Y tú que sientes cuando te conectas con tu música preferida?. Puedes decirme en los comentarios aquí abajo.
Un abrazo,
Verónica Boccia Gayá

Aquí dejo dos de mis canciones favoritas, hechas por un ALMA GRANDE de la música, a quien admiro mucho, Gustavo Cerati. Y por supuesto la también GRANDE y admirada que lo acompaña en la segunda canción, Mercedes Sosa.