BilboStack 2019

Un año más (y ya van 8!!) hemos celebrado el BilboStack en Bilbao. Tiempo habrá para hacer un análisis más objetivo y concienzudo, pero creo que ahora es momento de hablar desde el sentimiento.

Qué gran diseño de Ainara!

Lo explicamos un poco cada año en la presentación (y este año en un vídeo!) pero cabe recordar que esto empezó hace ya ocho años en el aeropuerto de Madrid después del primer Codemotion, dónde Ibon y yo habíamos sido ponentes y Asier y Fran asistentes. La reflexión fue sencilla de hacer, sobretodo cuando tienes que esperar un buen rato para que salga tu vuelo a casa: por que hay que ir a Madrid para asistir a un evento bueno de tecnología? Por que no hay nada en Bilbao? Y como somos difíciles de animar, pues montamos el BilboStack.

La primera agenda la hicimos en papel y boli en la Barmacia (prometemos que fue antes de tomar ningún zumito), Deusto nos dejo dos aulas y, aunque habríamos estado contentos si hubieran venido 50 personas, resulta que vinieron más de 100. El resto de la história es más o menos conocido si has ido viniendo al evento. Cada año venía más gente, gente no sólo de Bilbao sinó de toda España (Canarias incluída) y el año pasado nos animamos a ir al Palacio Euskalduna para poder juntar a más gente y tener unas mejores instalaciones. Aunque ahora todo sea muy bonito, con purpurina y música épica de fondo, tengamos más peticiones de patrocino de las que podemos decir que sí y tengamos enamorado al ayuntamiento, no me gustaría dejar pasar la oportunidad de dar las gracias infinitas tanto a la Universidad de Deusto que nos dejó durante seis ediciones sus instalaciones de manera gratuita, como a Plain Concepts, que siempre nos ha ayudado y ha estado a nuestro lado. Como dice aquél: con vosotros empezó todo.

Mucha gente nos ha comentado asombrada estos días lo bueno que es el ambiente y el feeling del BilboStack. Creo que mi respuesta siempre ha sido: “Es que es la octava edición.” Los buenos platos se concinan a fuego lento y las relaciones entre personas todavía más. Si esta ha sido tu primera experiencia en el BilboStack, has vivido algo que es el resultado de 8 años de trabajo. Y creo que ese trabajo no es nuestro, si no que es vuestro, de los asistentes, que hacéis que el post-evento sea tan especial. Ahí tenemos poco que ver los organizadores.

Esto ha hecho que para mucha gente el BilboStack no sea sólo una conferencia, sino una experiencia de un fin de semana entero. La gente no sólo viene a ver cuatro charlas magníficas que no se graban y que quizá no puedan volver a ver nunca más. La gente viene a pasar un fin de semana en Bilbao, a ver a viejos amigos, a hacer nuevos amigos. Algo que me encanta es ver como vamos adoptando a ponentes de otros años como asistentes. Es un placer enorme ver que Carmen Ansío, Diana Aceves o Javier Ferrer y Rafa Gómez se vengan de Valladolid o Barcelona a pasar el fin de semana con nosotros.

Cuando montamos el BilboStack algo que siempre está en mente es el cariño. Un cariño que intentamos conducir en tres direcciones diferentes: los ponentes, los asistentes y los patrocinadores. A los ponentes los intentamos tratar tan bien como podemos. Este año les hemos pagado el hotel, el viaje, los taxis desde el aeropuerto, la cena y espero que ninguno de ellos haya pagado ni un solo pintxo. También les dimos un pequeño obsequio con productos de la tierra que espero que les gusten. A los patrocinadores les intetamos dar la máxima visibilidad que podemos. Les mencionamos en Twitter, en cada una de las charlas, han tenido sitio propio en el evento y creo que han recibido muchas visitas. Espero que hayan visto valor en ayudarnos en esto. Y por último a los asistentes. Este año hemos tenido café con bollería en el intermedio, el doble de tortillas que el año pasado, bebidas y descuentos varios.

Y lo más alucinante es que, por mucho cariño que nosotros pongamos en todo esto, se queda en nada con el cariño que recibimos o, mejor dicho, que recibe la conferencia. Si os leéis los tuits de la gente que ha asistido al evento, veréis que desprenden un cariño especial y esto es lo que hace que, año tras año, queramos volver a montar una edición más.

Así que id reservando el 25 de Enero de 2020 porque pondremos todo nuestro empeño en hacer que la próxima edición del BilboStack sea todavía un poquito mejor.

Brindemos por un nuevo BilboStack!