Viajando el Sur

5. Metamorphosis

Previously on @Viajandoelsur

Jimmy (Couch) y yo habíamos quedado que lo despertaría una hora antes para revisar vía GPS la ruta del barco pues dicen que es muy común que el embarque se atrase de 2 a 3 horas; en este caso sucedió todo lo contrario y el barco se fue una hora antes… quedé en shock. Después de un baño caliente, una rica y deliciosa pizza evalué las opciones que tenía y opté por cambiar de ruta, en lugar de esperar otros 4 días para el próximo bote a la Isla de Chiloe decidí brincar la frontera.

ARGENTINA

A diferencia de Patagonia chilena, Argentina presenta un clima bastante árido, planicie multicolor con montañas de fondo que por un lado se bañan de colores y por el otro hacen contraste por tanta nieve; la temperatura es más cálida y un poco húmeda (moría de calor porque toda la ropa que traigo es para invierno patagónico).

La primera parada fue Bolsón, una ciudad pequeña muy concurrida por los hippies –o al menos eso dicen-. Aquí pasé tres días explorando la ciudad junto con Emily una chica inglesa re buena onda. Algunos de los atractivos que ofrece Bolsón es el mercado de artesanías, el bosque tallado –al cual no fui porque me tocó lluvia-, caminar por la Montaña, visitar el lago Puelo y más.

En éste último, Lago Puelo, me recibió José un che reee buena onda que vive literalmente en medio del bosque en una casa muy linda, aunque pasé poco tiempo con él me pude dar cuenta que es una de esas personitas que te nutren por su buena vibra, que contagian su buen ondismo y que sin darte cuenta terminas en su mundo sonriendo y cantando todo el tiempo.

“… en el bosque de la China, la chinita se perdió…”

Después de Bolsón hice dedo hacia Bariloche, una ciudad prometedora. Aquí por medio del workaway un sitio web de voluntariado donde trabajas a cambio de comida y hospedaje me quedé en un hostal…

A Bariloche llegue con grandes expectativas porque es un sitio que tiene todo. Está rodeado de montañas, lagos y ríos por lo que se puede escalar en roca, esquiar, hacer Kai -combinación entre surf y parapente-, rafting, trekking, bici de montaña, moto cross y ¡más!

NOTA importante. Es muy caro así que si vienen de mochileros pobres como yo les recomiendo buscarse un trabajillo, vender algo y aferrarse a subsistir.

Bueno regresando a las actividades y paseos: conocí gente divertida con quienes salí a explorar la ciudad, practiqué mi inglés –que apesta- , aprendí a deslizarme en patineta, hice kayak, bici en el bosque, escale en roquita, ví hermosos atardeceres desde lo alto de los cerros, me deslicé entre la tierra, aprendí a hacer scones, intenté por enésima vez vender pay de limón.. pero fracasé (lo comí todo) reí, lloré, volví a reír y sobre todo aprendí el verdadero significado de aquella frase tan mamona pero tan cierta.

En cuanto al hostel, por el momento solo puedo decir que fue una experiencia muy bizarra no sé si buena o mala, simplemente …fue. Tuve altas y bajas, días soleados y felices como días tristes y depresivos, lo pasé bien lo pasé mal, aprendí cosas nuevas sobre mí, me desconocí, me reincorporé, sonreí… y, continúo asimilando.

Una vez me dijo un amigo “no te vayas de un lugar hasta haber concretado lo que sea que estés pasando”. Bueno ya lo concreté y ahora es momento de moverme.

¡Nuevas aventuras, allá voy! :) #Reload


Proximamente anexaré capítulos de la metamorphosis.
Like what you read? Give Cinthia Arlette Blanco a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.