Muerta

Hoy soy un oasis en el desierto. Soy esa fuente de agua que encontrás después de caminar días y noches sobre una arena interminable que se extiende hasta el infinito. El desierto es mi yo adolescente y el oasis soy la yo real. La que se esconde, la que se perturba, la que no llora, la fuerte, la que se anima, la fría.

Nunca fui tan sensible, nunca sentí tanto las cosas. Siempre preferí esconderme y cada tanto mostrarme. Hoy volví a ser esa. No lo siento un defecto, para nada. Creo que es mi gran virtud. Soy el árbol que crece sin que el tiempo ni el viento lo derriben. A veces crezco con más fuerza, otras veces me retraso un poco; pero sigo. Siempre sigo.

Pero dentro de mío, me siento un poco muerta por dentro. Está bien, desde que soy una nena que estoy un poco muerta. Es mi excusa para saber resucitar a tiempo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Vic’s story.