Equipo November: diario de despedida II.

A las 7 a.m suena el despertador. A las 9 tenemos comité en el Hospital, en Barcelona, y mientras comentamos una paciente tras otra no paro de recordar lo que incluso me ha llegado a parecer un sueño, o ciencia ficción… pero no. Es real. Todas esas familias siguen allí en las haimas y lavan la ropa con agua fría y a mano cada día a 4 grados. Todas esas familias llevan meses en la misma situación… todas esas familias no saben qué pasará, ni que futuro les espera. Mientras seguimos rutineando en un mundo con cantidad de lujos y practicando el deporte nacional de «quejarse por todo», todas esas familias siguen allí.. y después de varias vivencias y reflexiones, sigo preguntándome: cómo puede ser? Vuelvo a pensar en todos ellos: ahora ya no hay forma de volver atrás, una parte de ti, siempre quedará allá. Gracias Rowing, por permitirme poner un granito de arena y por cuidar de las mujeres refugiadas. Ánimo a todos para seguir luchando.

Irene

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Victoria Diaz Muscio’s story.