Equipo Romeo: diario de despedida III.

Creí venir preparado para ver lo que me iba a encontrar pero la realidad fue otra. No es lo mismo que te lo cuenten a verlo, sentir su desdicha y ver que no pueden decidir sobre su futuro.

Están atrapados. Ver como un refugiado pedía perdón por esta situación me destrozó, ¿Perdón por qué? De verdad que no lo entiendo, muchas cosas que se me hacen difícil de comprender.

Están hechos de otra pasta, su entereza y ganas de seguir adelante no son de este mundo.

Me voy impresionado de la gente que he conocido tanto refugiados como voluntarios, buenísimas personas que me hacen seguir creyendo en el ser humano.

Ojalá pueda volver a ver a todas estas personas pronto, con sus vidas recuperadas y LIBRES.

Sukran

Fran

Like what you read? Give Victoria Diaz Muscio a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.