La confusión es un problema de diseño

Como diseñadores o integrantes de grupos de trabajo en torno a la creación de productos digitales sabemos que el usuario, el cliente, los objetivos, los dispositivos y sus características, las plataformas y herramientas de gestión, diseño y desarrollo son nodos cotidianos y fundamentales de cada proyecto. Sin embargo existe un elemento más sutil que se relaciona con estos nodos, los influencia y es influenciado por ellos, y que los vincula como adhesivo y motor de cada proyecto: la información.

La intención de esta artículo es compartir visiones sobre los cambios por los que la información y nosotros como sus consumidores y también productores estamos pasando para poder revisar cómo esto afecta nuestra tarea profesional y para seguir construyendo el camino más óptimo a la hora de acompañar estos cambios.

En este contexto les propongo que hagamos el siguiente recorrido:

EL ESCENARIO

Años atrás aprendíamos a entender la comunicación miando el esquema básico de la comunicación de Jakobson (emisor-mensaje-receptor), el diseñador se ubicaba entre el mensaje y el receptor, funcionando como una especie de técnico re-codificador de ese mensaje a un lenguaje visual antes de que éste llegara al receptor. En este esquema lineal formado por un componente activo (emisor), un objeto de valor (mensaje) y otro actor pasivo (receptor) la información se distribuye entre las partes de manera unidireccional y vertical, hay alguien que sabe y que transmite ese saber a alguien que no sabe.

Las cosas han cambiado tanto al día de hoy que difícilmente logremos ser diseñadores comprometidos con la comunicación si no tomamos consciencia de la naturaleza esencialmente dinámica que tiene hoy este sistema. Hoy existimos interlocutores, productores y consumidores de contenidos que mutan todo el tiempo y que componen mensajes de resignificación infinita en circuitos más bien cíclicos que lineales. La información es hoy, un ser vivo: nace, se relaciona, se reproduce y muere para transformarse en otra información.

Este resulta hoy un concepto clave a la hora de definir nuestro escenario de trabajo. Reconocer estas nuevas concepciones de la información y también los cambios en cómo los humanos nos acercamos a ella, es vital para optimizar al máximo la comunicación de los proyectos en que participamos.

La Información

Lejos del conjunto de saberes incuestionables que eran la “información” hace unos años, ésta se compone hoy de una cantidad infinita de datos, niveles, grupos y subgrupos, que construyen significación en sí mismos y a la vez en relación a sus contextos. Uno de los fenómenos recientes más influyente en este tema es el del “Big Data”: la intensa ola de producción de datos como resultado de las crecientes posibilidades de registro que surgen de las nuevas tecnologías y las formas en que los Humanos las utilizamos (Smartphones, IoT, la informatización de procesos industriales, etc.). La información ha crecido en volumen, variedad y velocidad de generación y registro.

Algunos datos del Big Data (Bernard Marr, Big Data, March 2015):

  • Si guardamos toda la info disponible en CD´s, alcanzaría para hacer dos torres hasta la luna
  • Cisco previó para 2016 7.5 billones de H, 18.9 billones de dispositivos conectados y un tráfico de datos equivalente a 813 cuatrillones de mensajes
  • Cada 2 días creamos la misma cantidad de información que se creó (y registró) entre el principio de los tiempos y el 2003.
  • El 90% de la data disponible en el mundo se creó en los últimos 2 años
  • En 1 minuto se producen/suben: 204 millones de mails, 1.8 millones de likes de Facebook, 278.000 tweets, 200.000 nuevas fotos en Facebook, 570 nuevos websites, 100 horas de videos en YouTube, 2.4 millones de búsquedas en Google
  • Desde el 2007 hay más bits de información almacenada que estrellas en la porción conocida del universo físico.

Es importante saber que los datos por sí solos no son esencialmente informativos. Es necesaria la intervención humana en contextualizarlos, relacionarlos, procesarlos y analizarlos para que recién se conviertan en información. En este marco, mientras más sean los datos disponibles para procesar y mayor sea la evolución de las herramientas de análisis, mayor será la disponibilidad de información.

Abby Covert en ISA 2015 en Córdoba, Argentina, dijo:

Data: Los hechos en crudo

Contenido: Aquello en lo que nosotros (diseñadores) trabajamos y con lo que los usuarios interactúan

Información: Lo que los usuarios interpretan a partir de los dos anteriores.

A nivel empresarial, sólo el 12% de los datos disponibles son analizados, a nivel general menos del 0.5%. Estamos frente a una oportunidad profesional histórica que no podemos dejar pasar. Empecemos a tomar consciencia del valor de la información en dos aspectos: cómo valor de cambio y como elemento clave a la hora de tomar decisiones estratégicas, comunicacionales y empresariales.

EL USUARIO

Naturalmente, la forma en que los hombres se acercan e incorporan información también ha cambiado, como reacción de adaptación a los nuevos dispositivos, a los nuevos formatos y también a los nuevos ritmos. Algunas características de cómo se va moldeando este proceso hoy:

  1. Omnívoros digitales: Más del 40% de los consumidores de contenidos digitales extraemos info de cualquier medio y dispositivo en cualquier momento inclusive en simultáneo, vinculando la información que extraemos de cada plataforma.
  2. Transplataforma: (Media = Lineal / Multimedia = No lineal / Hipermedia = Iterativo / Transmedia = Transplataforma) Construimos un mensaje uniendo los fragmentos de informaciones que vamos recogiendo de las diferentes plataformas en función de las potencialidades propias de cada plataforma) “El objetivo final será crear una experiencia más coherente y personalizada que se sienta ambiental y no vinculada a dispositivos específicos” (Amy Garahan)
  3. Haciendo micro y macro lecturas: Seleccionando y personalizando datos en consideración de la totalidad de información presente en función de nuestros propios intereses
  4. Hacemos lecturas rápidas, fragmentadas e interrumpidas, simultáneas, no secuenciales y de conexiones aparentemente aleatorias (asociativos)
  5. Abordamos estas lecturas siguiendo la lógica hipertextual, identificamos nodos dentro de estos fragmentos y generamos enlaces entre ellos para recorrer los volúmenes de información y darles coherencia en nuestra mente
  6. Generando relatos que dan estructura narrativa a estos fragmentos aparentemente desconectados pero que aceptan digresiones que incorporan datos complementarios a la información central.

EL DESAFÍO

Considerar que la cantidad de información es un aspecto totalmente independiente de su dificultad de lectura e incorporación. La confusión es un problema de diseño, no un atributo de la información. Generar y participar de proyectos que, desde un abordaje profesional, acompañen los cambios planteados. Dejar atrás los roles de trabajo que nos vinculen única y directamente con el uso de herramientas específicas, para retomar nuestro valor como comunicadores pensantes y analíticos, capaces de descubrir y desarrollar nuevas relaciones entre planos aparentemente desconectados para optimizar la comunicación entre las personas.

LAS HERRAMIENTAS

A la hora de abordar un proyecto de diseño de la información, contamos con algunas herramientas o prácticas que podemos incorporar a nuestra forma de trabajo.

1. Documentación y toma de contacto:

Rastreamos y verificamos la calidad y veracidad de la información. Validamos las fuentes y distinguimos entre contenidos estáticos y dinámicos que pueden ser parte del proyecto. En muchas ocasiones no seremos nosotros en primera persona los expertos en el tema, entonces recurrimos a quienes lo sean para ayudarnos en esta tarea.

2. Articulación:

Identificamos el orden estructural de la información provista, estableciendo jerarquías y niveles de significación. En los casos en los que la estructura no sea inherente al mensaje, trabajaremos junto al cliente para dársela en función de los perfiles de usuario y objetivos del proyecto.

3. Storytelling:

El área del cerebro que se ocupa de la racionalidad, tiene una estructura narrativa, es decir construimos relatos para vincular las cosas que vivimos y aprendemos. El desafío consiste en generar estructuras narrativas para vincular las diferentes partes del cuerpo de información, que a su vez ofrezcan variedad de recorridos para que cada usuario construya su propio relato. No manipulamos la info, sino sugerimos relatos articulados como herramienta para generar empatía con el usuario.

Ellen Lupton dice: “El diseño debe proporcionar atajos en el texto al lector, sugerir formas de entrada y salida para encontrar la info relevante. Visibilizar múltiples niveles de significado y estructura de la información”

4. Digresiones:

Frente a los diferentes caminos ya elaborados, incorporamos interrupciones suaves en las partes del relato para introducir datos complementarios y proporcionar diferentes puertas de acceso a la información.

5. Vinculación con el prosumidor:

Generamos espacios de co-creación con nuestros consumidores productores quienes con su sola participación pueden ayudar a pulir y mejorar la calidad del mensaje, ya sea un producto o un servicio.

Detrás de esto hay una ética de cooperación implícita, donde la Web actúa como intermediario inteligente, conectando los extremos de la red entre sí y aprovechando las posibilidades que ofrecen los propios usuarios mediante el aporte de su conocimiento. Se construye alrededor de las personas y no de la tecnología (Tim O´Reilly, 2005 — Qué es Web 2.0 Patrones del diseño y modelos del negocio para la siguiente generación de software)

Mediante estos simples pasos, buscamos acercar la Arquitectura de la información con la Experiencia del Usuario para generar Arquitectura de la participación

CONCLUSIÓN

Esta realidad nos exige convertirnos en profesionales cada vez más flexibles y dinámicos, centrados en las relaciones de fuerza y significación que forman los componentes de cada proyecto y no en las herramientas. Mientras mejores procesadores de la información seamos, mientras más capaces de conectarnos con la esencia comunicacional de cada proyecto, mejores interpretadores visuales seremos.

El enfoque que propone el diseño gráfico de la información es aplicable a múltiples formas de ejercer la profesión. Revalorizar el fin comunicacional de nuestro trabajo es algo que puede hacerse como parte de un equipo de diseño y desarrollo en una empresa, como freelancer, en un startup o en pequeños grupos multidisciplinarios ya sea para proyectos grandes con presencia en múltiples plataformas o para otros más simples y acotados. Es nuestro desafío comenzar a incorporar la información como elemento estratégico en proyectos comunicaciones como forma de acompañar estos cambios.

Presentación (PDF)

Descargar aquí


Ejemplos

Simple: Mapa del cólera de John Snow, Londres 1854 http://www.all3form.com/es/john-snow-y-el-mapa-que-salvo-londres/

Complejo: Experiencia Collapse (Tom Clancy’s The Division) http://collapse-thedivisiongame.ubi.com/en/

Bibliografía

MARR, Bernard; “Big Data: Using SMART Big Data, Analytics and Metrics To Make Better Decisions and Improve Performance” (9 Marzo, 2015)

LUPTON, Ellen; “Thinking With Type” (17 Noviembre, 2010)

GAHRAN, Amy; “Los ‘omnívoros digitales’ están cambiando radicalmente a los medios” (20 Octubre 2012), http://mexico.cnn.com/tecnologia/2011/10/20/los-omnivoros-digitales-estan-cambiando-radicalmente-a-los-medios

TUFTE, Edward; “Envisioning Information” (Enero 1990)

TUFTE, Edward; “The visual display of quantitative information” (Enero 2001)

TUFTE, Edward; “Visual Explanations” (Febrero 1997)

Big Data

http://www.ibmbigdatahub.com/gallery/quick-facts-and-stats-big-data

http://bigbangdata.cccb.org/es/