Por estas calles, ¿La historia que se repite?

Fue una novela que se basaba en mostrar la inestabilidad en la que vivía el país bajo el gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez, nos encontrábamos en unas de las peores crisis económicas, destacadas a la miseria, la pobreza, el hambre, sobre todo la corrupción y la descomposición social. Sin embargo esta novela logró mostrar la realidad de todas estas irregularidades a todos esos venezolanos que la sintonizaban todas las noches a la misma hora por casi 2 años, convirtiéndose en una de las novelas más exitosas y con más audiencia en la historia de Venezuela.

Por estas calles hay tantos pillos y malhechores 
 y en eso si que no importa credo, raza o colores, una de mis partes favoritas de la canción escrita por Yordano. Si vamos al caso de mis partes favoritas de toda la novela, no acabaría nunca, una novela que en lo personal me marco tanto y me dejo tantas enseñanzas…Esta novela me enseñó que las apariencias si engañan y que no todo ha sido color de rosas en el día día de los venezolanos.

Se preguntarán ¿Por qué puse de título “la historia que se repite”? no hace falta destacar en la época en la que vivíamos antes, donde cada ciudadano salía a ganarse sus cuantos riales para traer lo poco de comida lo cual no podía ni abastecer a dos personas en su casa, donde el pobre era marginalizado, señalado y hasta burlado, donde imperaba la inseguridad y sobraban los asesinatos a personas inocentes que no lo merecían ¿Coincidencia? ¡No lo creo!

La corrupción era una de las cosas que más llamaba mi atención, como él en caso de Natalio Vega “hombre de etiqueta” que mataba políticos corruptos de altos rangos a sangre fría pero la realidad es que él no era quién para decidir la forma en cómo debían ser castigados, convirtiéndolo a él en un delincuente más. Y si hablamos de personas más corruptas menciono a Don Chepe Orellana quien traía la harina de maíz a la mesa venezolana, candidato que se lanzo a la presidencia de la república, este hombre quería convertirse presidente con esa mente tan ignorante y racista, le daba asco estar en el mismo lugar que un pobre cuando el único pobre de mente era él.

Arístides Valerio otro de ellos que se une al mismo pozo de empresarios corruptos, ese personaje sí que me hizo reír con sus ocurrencias y pensamientos para burlar a cada de una de sus amantes, entres ellas la negra más bella que ha tenido Venezuela, Eloína Rangel esa mujer sí que me daba inspiración, no importaba el problema por el que estaba pasando siempre andaba con esa sonrisa tan despampanante y con esas caderas que se movían de un lado a otro ¿A quién no volvía loco? No está demás decir que si volvía loco al famoso Eudomar Santos, este sí que era uno de mis personajes favoritos y no lo niego no hallaba el momento en que saliera para hacerme reír, se valía de sí mismo y no le importaba quien fuera el que estuviera en peligro, el siempre salía a defender a los suyos, riesgo cual no le importaba. Siempre tenía a sus pies a todas esas mujeres de alta clase, era todo un Casanova.

Y si sigo mencionando personajes dignos de admirar el abogado Álvaro Infante era uno de ellos, ese hombre sí que era un político de verdad, no se dejaba ensuciar por nada ni por nadie y siempre mantenía su nombre limpio, padre de familia la cual nunca dejaba de atender a los suyos, siempre se encontraba al pendiente de la seguridad de sus dos hijos, Mafer y Alonso. Para culminar de hablar de personajes deje por ultimo a las mas importante de todas, la profesora de primaria Euridices Briceño/ Eva Marina no había persona más terca que este ser, pero no podemos contrarrestarle que tenía una valentía incomparable, se destacaba por preocuparse siempre por los demás, al pendiente de que sus más allegados estuvieran seguros, alejados de todo peligro y créanme si había peligro ella salía al rescate como siempre, cabe destacar que era la mujer maravilla de los pobres.

Nunca había disfrutado tanto ver novelas, pero esta supero mis límites. En lo personal esta novela tiene ciertos rasgos similares a lo que vivimos hoy en día, por esto le coloque ese nombre al ensayo; cuantos políticos corruptos en la calle, cuanta miseria y pobreza, y sobretodo cuanta hambre que estamos pasando, si tuviera que ver esta novela un millón de veces lo haría con todo el gusto, no porque nos sintamos identificados sino por los valores que te enseña.

Pero como dice el dicho “Como vaya viniendo, vamos viendo”- Eudomar Santos/Franklin Virguez (1992)

Salvador Passalacqua