VICTOR MADERA- ¿Es el precio un indicador de calidad?

Me llamo Victor Madera (me presenté en el anterior post) y hoy os voy a escribir sobre un tema que está generando un amplio debate y discusión en el seno de la veterinaria: las clínicas veterinarias low-cost.

Desde el inicio de la crisis, las familias han tratado de reducir sus gastos por todos los medios. Si antes comprábamos alimentos de marca, ahora las cadenas de supermercados low cost son las que más triunfan, como Walmart en Estados Unidos. Pero no sólo recortamos en alimentación. También en el sector sanitario han emergido con fuerza clínicas low cost donde las diferencias de precio son notables. Esto afecta a la medicina general, la odontología y también a la salud de nuestras mascotas (clínicas veterinarias).

Cuando atiendo a mis clientes (Victor Madera), a veces me ponen malas caras cuando se les da el presupuesto. Me comentan que la pregunta que se hacen cuando entran en otras clínicas más baratas es si la calidad seguirá siendo la misma o si su mascota corre algún peligro al entrar en estos establecimientos.

Normalmente, las recepcionistas de estas clínicas detectan rápidamente a las personas que entran con dudas para tranquilizarles, siguiendo las pautas que previamente les han enseñado para este tipo de situaciones. Si todo va bien, el cliente suele sucumbir y se deja llevar por un pensamiento engañosamente racional en el que calcula el ahorro y considera que existen controles de calidad por parte del Estado para asegurar un mínimo de calidad.

Pero lo cierto es que, desgraciadamente, esto no es así. El Estado argentino (así como muchos otros de Latinoamérica) no tiene ni los recursos ni el tiempo necesario para hacer inspecciones rigurosas a este tipo de centros y además, por algún extraño motivo, muchas veces no se hacen de forma aleatoria y secreta, de tal forma que pudieran ver el día a día de estas clínicas.

A estas alturas del texto, muchos habrán dejado de leerme o simplemente pensarán que estoy intentando defender mi negocio y estoy haciendo una defensa a ultranza del corporativismo. Pero lo cierto es que cualquier experto sabe que poner una una placa de osteosíntesis por 250€, practicar una eutanasia en casa por 40€ (¡en qué condiciones lo deben hacer!) o vacunar por 5€ es una auténtica locura solamente cumpliendo los protocolos de sanidad, higiene y seguridad.

Es más, en las universidades latinoamericanas donde se imparte Veterinaria (con las que tengo contacto) ya están alertando de la existencia de estos centros y su forma de trabajar, ya que suelen buscar a recién licenciados a los que contratar para pagar bajos sueldos. Me parece muy bien que los jóvenes tengan oportunidades laborales (muchas veces contacto con ellos a través de mi Linkedin Victor Madera para ofrecerles trabajo) pero si acabas de salir de la carrera te faltan cosas por aprender. Lo mejor para estos jóvenes es empezar a trabajar en clínicas donde puedan contar con una persona experimentada al lado por si tienen dudas, ya que está en juego la salud de nuestros animales.

Bing photos

En definitiva, os dejo que saquéis las conclusiones que consideréis oportunas y os suméis a comentar el post con vuestra opinión. También estoy presente en diversas redes sociales con el nombre Victor Madera.

Os recomiendo leer el este artículo si os interesa el tema:

http://argos.portalveterinaria.com/noticia/10651/articulos/por-que-pensamos-que-cobrandole-menos-a-un-cliente-lo-vamos-a-fidelizar.html

Victor Madera