Victor Madera: La epilepsia en perros

¡Hola de nuevo! Algunos ya me conocéis, pero por si alguien acaba de aterrizar en mi blog, me presento: soy Victor Madera, un veterinario argentino cuya mayor pasión son los animales. Este blog me sirve para compartir con jóvenes universitarios y profesionales del sector mis vivencias sobre nuestra profesión, así como aprender todos del resto a través del feedback que voy recibiendo de todos vosotros, ya sea de forma pública o privada.

Hoy quisiera escribiros sobre una patología que afecta a muchas razas de perros y que a mí me tocó vivir muy de cerca hace años: la epilepsia.

Antes de entrar en materia, quizás iría bien un par de apuntes sobre la epilepsia. Ésta es una enfermedad de carácter hereditario, que se da sobretodo en las siguientes razas:

Pastor Alemán, San Bernardo, Setter, Beagle, Caniche, Dachshund y el Basset Hound son algunas de las razas que más probabilidad tienen de padecer esta enfermedad.

Victor Madera Fotos: Wikipedia

Tenemos que estar atentos sobretodo en los primeros años de vida: el primer ataque epiléptico normalmente se da entre los seis meses y los cinco años y suele detectarse rápido, incluso por los cuidadores de la mascota.

Cuando veas a tu perro con símptomas de tener un ataque epiléptico, trata de actuar de forma fría y calculadora. Agarra al perro y túmbalo con delicadeza, no trates de sacarle la lengua y trata de tranquilizarlo con suaves caricias. En caso de que se ponga agresivo, evita el contacto con él y llama rápidamente a un veterinario. Intenta que no haya objetos con los que pueda lastimarse. Ten en cuenta que estos episodios son muy breves, sin superar los 5 minutos, y no hay riesgo de muerte. El punto negativo es que necesita de una medicación crónica (barbitúricos) para toda la vida, por tanto no se puede curar así como así, sino paliar la enfermedad y evitar que se produzcan los ataques o disminuir los mismos. No se debe interrumpir la medicación que haya recetado el veterinario, pues ocasionaría un riesgo para el animal. Tampoco se puede detectar previamente a que se dé el primer ataque de epilepsia, a no ser que veamos los primeros síntomas a tiempo (no suele darse el caso).

Yo lo viví en primera persona hace unos años, con un pastor alemán que teníamos en casa, y no fui capaz de detectarlo antes de que se produjera. Sufrí mucho, pues a pesar de la brevedad de los ataques, eran muy intensos e impactantes. Después de su muerte, hará ya casi 1 año, decidimos adoptar otro perro, y os aseguro que durante su primer año de vida (y todavía ahora) vivía con el miedo de que le pudiera pasar lo mismo. En honor al anterior, que se llamaba Frep, decidimos llamarlo Fremap. Dentro de poco hará un año que murió, un 7 de septiembre de 2015, y queremos ir cada año al lugar donde lo enterramos, algo que hacemos con todas las mascotas que hemos tenido.

Si tenéis un caso similar y necesitáis ayuda, poneros en contacto conmigo por mis redes sociales o a través de un mensaje privado por Linkedin Victor Madera.

Espero que os haya gustado.

Saludos,

Victor Madera

Links de interés:

http://www.consumer.es/web/es/mascotas/perros/salud/vacunas-y-enfermedades/2012/06/20/210530.php