A mi me daba miedo, pero iba con Amor, qué iba a hacer además de seguir como si nada.

No llevaba remera ni zapatillas.

Tenía una botella con agua y detergente, pero no tenía secador ni esponja.

Le tiraba agua a todos los parabrisas.

Iba gritando que se los cogía a todos.

Que era del rojo.

Que tenía campos de faso y campos de pala.

Que tu vieja le abría la cola por un tiro.

-¿Sabés quién la educo a tu hermana? -le gritó a uno de la vereda del frente.

-…

-Tu vieja. ¿Sabés para qué?

-…

-Para que haga lo mismo que ella.

Se cagaba de risa.

Giró la cabeza, yo lo estaba mirando y corrí la cara.

-¿Sabés quién la educó a tu novia?

-Los del orfanato -le contesté.

Se cagó de risa.

Me gritó que era un genio y me vino a dar un abrazo.

Tenía un olor tremendo.

Los ojos estaban bien.

Me regaló la botella con detergente y me dijo que si le ponía onda se ganaba mucha plata.

Le agradecí explicándole que tenía trabajo y que no la necesitaba, pero al final la acepté porque me pidió que no haga bardo si estaba todo bien.

-Es tu novia.

-Sí.

-Está re linda, amigo.

-Gracias.

¿Qué chota le iba a decir?

Le dije que estaba apurado y seguí.

Me pidió plata y le di veinte pesos.

Me confesó que era para una birra.

Quise decirle que seguro que no estaba ahorrando para un auto, decírselo bien. Pero tuve miedo.

Amor pensó que no se lo hubiese tomado a mal.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.