El taco de Sanfilippo

Previo al partido del 12 de octubre de 1962 Se acerco a Antonio Roma y le advirtió: “Mira Tano, anoche soñé que voy a hacerte dos goles, te lo anticipo, es mas, uno te lo hago de entrada”. Roma le respondió: -”Tené cuidado, porque si caigo encima tuyo te reviento como a una cucaracha”-.
Antes de sacar, se acercó a Elvio Capdevilla e improvisó la jugada.
- Mirá, pibe, voy a convertir el gol en cuanto empiece el partido. Todo depende de vos. Rossi te dará el pase, yo salgo corriendo y no te veo más. ¿Lo ves a Orlando? Bueno, quiero que la pongas entre el área grande y su espalda. Si te animas a hacerlo, es gol. De lo contrario, te arranco la cabeza. No me hagas quedar como un boludo.
- Sí, sí, José, lo haré lo mejor posible respondió Capdevilla.
Luego de mover Rossi pateó Capdevilla, pero la pelota llegaba por detrás de Sanfilippo quien ensayo como ultimo recurso pegarle de taco. La pelota superó a Roma y se metió cerca del palo derecho.
- ¡Me hiciste caso, carajo! — grito Sanfilippo mientras corrí a abrazarse con Capdevilla.

12 de octubre de 1962, 20ª fecha del campeonato de Primera División.
San Lorenzo 2 v, Boca Juniors 2

San Lorenzo: Periotti, Cancino, Páez, C. Alvarez, Santamaría, Capdevila, Facundo, Rossi, R. O. Pérez, Sanfilippo y Parabé.
Boca: Roma, Silvero, Marzolini, Benítez, Rattín, Orlando, Nardiello, González, Valentim, Grillo y R. Pérez.
Goles: 1’pt Sanfilippo, 21’pt Rattín, 20’st González, 27’st Sanfilippo. Arbitro: Spinetto. Cancha: San Lorenzo. Entradas: 316

Carta de Osvaldo Soriano a Eduardo Galeano quien la publicó en su libro “El fútbol a sol y a sombra”.
Querido Eduardo:
Te cuento que el otro dia estuve en el supermercado «Carrefour», donde antes estaba la cancha de San Lorenzo. Fui con José Sanfilippo, el héroe de mi infancia, que fue goleador de San Lorenzo cuatro temporadas seguidas. Caminamos entre las góndolas, rodeados de cacerolas, quesos y ristras de chorizos. De pronto, mientras nos acercamos a las cajas, Sanfilippo abre los brazos y me dice: «Pensar que acá se la clave de sobre pique a Roma, en aquel partido contra Boca». Se cruza delante de una gorda que arrastra un carrito lleno de latas, bifes y verduras y dice: «Fue el gol mas rápido de la historia».
Concentrado, como esperando un corner, me cuenta: «Le dije al cinco, que debutaba: no bien empiece el partido, me mandas un pelotazo al área. No te calentés que no te voy a hacer quedar mal. Yo era mayor y el chico, Capdevilla se llamaba, se asusto, pensó: a ver si no cumplo». Y ahí nomas Sanfilippo me señala la pila de frascos de mayonesa y grita: «Acá la puso!». La gente nos mira, azorada. «La pelota me cayo atrás de los centrales, atropelle pero se me fue un poco hasta ahí, donde esta el arroz, ves?» — me señala el estante de abajo, y de golpe corre como un conejo a pesar del traje azul y los zapatos lustrados — ; «La deje picar y plum!». Tira el zurdazo. Todos nos damos vuelta para mirar hacia la caja, donde estaba el arco hace treinta y tantos años, y a todos nos parece que la pelota se mete arriba, justo donde están las pilas para radio y las hojitas de afeitar. Sanfilippo levanta los brazos para festejar. Los clientes y las cajeras se rompen las manos de tanto aplaudir. Casi me pongo a llorar. El Nene Sanfilippo había hecho de nuevo aquel gol de 1962, nada mas que para que yo pudiera verlo.

Fuentes: Curiosidades futboleras 2 (L. Wernicke). Fútbol historia y estadíticas. El fútbol a sol y a sombra (E. Galeano). Foto de Agepeba.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Torito Casale’s story.