¡Día del niño…en Paraguay?

Niños en la batalla de Acosta Ñu

16 de Agosto, las calles llenas de juguetes y colores. Niños sin dormir por la emoción. Feriados en los colegios y diversión en los patios y casas.

Pero..

Realmente alguien conmemora este día a más de regalos y risas?

Hoy, en Paraguay, el “día del niño” recuerda a esa fecha.

Esa fecha en donde se desarrolla la valentía de 3.500 niños paraguayos que enfrentan a 20.000 hombres del ejército aliado de la Triple Alianza, lo que conlleva un acto de heroísmo sin igual. Por la masacre producida en esta batalla aquel día de 1869, se conmemora y se da espacio al “Día del niño en Paraguay”

El informe de los hechos no incorporaría variantes significativas a las frecuentes batallas de una guerra que ya transitaba por su quinto año, si no hubiera incluido un “detalle” que transformó a la fecha en un acontecimiento que sumó a la tragedia de todo combate el horror de la muerte de nuestros niños en el campo de batalla.

Dice Juan José Chiavenatto: “Los niños de seis a ocho años, en el fragor de la batalla, despavoridos, se agarraban a las piernas de los soldados brasileros, llorando que no los matasen. Y eran degollados en el acto. Escondidas en al selva próxima, las madres observaban el desarrollo de la lucha. No pocas agarraron lanzas y llegaban a comandar un grupo de niños en la resistencia”…“El Conde D´Eu, un sádico en el comando de la guerra,“después de la insólita batalla de Acosta Nú, cuando estaba terminada, al caer la tarde, las madres de los niños paraguayos salían de la selva para rescatar los cadáveres de sus hijos y socorrer los pocos sobrevivientes, el Conde D´Eu mandó incendiar la maleza, matando quemados a los niños y sus madres.” Su orden era matar “hasta el feto del vientre de la mujer”.

Así es, nuestros niños fueron nuestras murallas, antes, se conmemoraba un 13 de mayo el día del niño en nuestro país, pero gracias a esta gran valentía, hoy es su día. Un dia para celebrar la perseverancia, humildad, fuerza que tiene un niño en Paraguay.

¡Feliz día!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.