Sopa ex paraguaya: perdemos nuestros alimentos, perdemos nuestra identidad

¿Sabías que los ingredientes de los alimentos que consumimos cada vez se producen menos en nuestro país? ¿Sabías que cada vez menos tierras se utilizan para dar oportunidad a los pequeños productores? Desde Viento Surjunto a Oniria, intervenimos un icono de la gastronomía nacional denominándola “sopa ex paraguaya” para que cuando llevemos los platos a la mesa, llevemos también este tema que necesita una mayor conciencia, pues importar productos para nuestros alimentos genera escasez, aumento de precios, desempleo rural y dependencia alimentaria.

Lo que comemos define nuestra identidad no solo como individuos, sino como país. Por lo que si perdiéramos nuestros ingredientes perderíamos lo que nos identifica. Cada vez menos alimentos son producidos por pequeños productores en nuestro país por falta de tierras, lo que genera escasez y mayores precios, desempleo rural y dependencia alimentaria. Millones de hectáreas en todo el país podrían ser usadas para la producción de alimentos que beneficiarían a miles de campesinos y llevarían alimentos a mejores precios para el consumidor final. Una medida que generaría trabajo a miles de personas.

Sin embargo, estas hectáreas que podrían estar a disposición de la población paraguaya hoy se encuentran en manos de personas que se apropiaron de ellas en forma ilegal e ilegítima.

“El pueblo es el que sigue pagando las consecuencias de las tierras malhabidas con la pérdida de oportunidades, de la producción, de calidad de vida para miles de campesinos y campesinas, con la pérdida de precios justos para todas las familias del país que desean llevar alimentos sanos a su hogar”, aseguró Diosnel Sachelaridi dirigente de la Organización de la Lucha por la Tierra.

El 92 % de la superficie cultivable de Paraguay se destina a cultivos para la exportación, como maíz, soja o trigo, mientras que solo un 8 % se dedica a plantar alimentos para el consumo interno, según la organización Base Investigaciones Sociales.

Por eso la Federación Nacional Campesina (FNC), la Organización de Lucha por la Tierra (OLT) y la Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas (CONAMURI), quienes forman parte de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC)-Vía Campesina en el marco del 17 de abril “Día Internacional de la Lucha Campesina” se unen en una campaña para exigir un proceso transparente de recuperación de las tierras paraguayas otorgadas ilegalmente, para ponerlas a disposición de los verdaderos sujetos de la Reforma Agraria.

Para más información sobre la campaña, conocer cuáles son las tierras en litigio y firmar la petición ingresá a www.tierrasmalhabidas.com.py

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.