Los cuartos de Ramos

Otro partido más del Real Madrid en Europa, otra vez más volvió a ser Grande de Europa. Sin desplegar un juego vistoso ganó de nuevo, y ganó en un campo muy difícil contra un rival muy peligroso y que estaba muy en forma.

Se las prometían muy felices los napolitanos jugando todas sus tretas deportivas y antideportivas, sobre todo, lo de ir a tocar con cacerolas al hotel donde se hospedaba el Real Madrid para no dejarles dormir.

Comenzó el partido y el Nápoles salió muy agresivo atacando continuamente la portería del Real Madrid hasta que, tras varios avisos, en el minuto 24 con una triangulación entre Insigne-Hamšík-Mertens llegó el primero… pasividad en labores defensivas de Cristiano y Benzema, Albiol mete un pase interior entre delantera y centro del campo y gol. Primer tiro a puerta entre los palos del Nápoles y gol… Keylor Navas, nuevamente, no nos sorprende con una mano o un pie prodigioso que salva un gol cantado.

El Real Madrid estaba aturdido por el ambiente de San Paolo y parecía un equipo débil sin personalidad, tuvo varias acciones de peligro provocadas por Bale, dos centros de gol, un tiro. Luego, Cristiano tuvo una ocasión de gol clarísima, pero la estrelló en el palo, “the best”, falló de nuevo, otra ocasión para revindicarse como el mejor del continente desaprovechada… y llegó el descanso…menos mal, porque antes del descanso Mertens tuvo otra ocasión para poner un 2–0 antes del mismo y la tiró al palo.

A pesar de la insistencia del Nápoles en la primera parte, la segunda parte fue muy diferente, el Real Madrid se consolidó en defensa con un Pepe enorme estando en todos los sitios: coberturas, cortes providenciales…el resto de compañeros en defensa también estuvieron muy bien.

El Real Madrid tuvo más el balón, el partido estaba algo dormido, cuando llegó un córner en el minuto 51 a favor del Real Madrid, y nuevamente, saca Kroos y remata, quién sino, Sergio Ramos, con un cabezazo espectacular, sin duda, y creo que no me voy a cansar de decirlo: creo que es el mejor rematador de cabeza de todos los tiempos, porque, ya no es que remate muy bien de cabeza, sino que son los momentos más importantes de un partido los que elige para hacerlo…incluso cuando los mete en propia puerta.

El fuego de San Paolo se apagaba poco a poco, y nuevamente, Kroos y Sergio Ramos con ayuda de Mertens marcan el 1–2.

Comienzan los cambios en el Real Madrid, sale Lucas Vázquez por Bale. Necesitaba cambios el equipo, pero como siempre llegaban tarde, Bale ha salido de una lesión muy reciente, y a pesar de ser el mejor de los integrantes de la “BBC”, se le notaba cansado. Pero el cambio, que realmente le dio al Real Madrid el control del partido fue el cambio de Isco por Modric, que no estuvo muy afortunado en el partido al igual que Casemiro, dedicados ambos más a labores defensivas. Isco en diez minutos le demostró a Zidane que lo tenía que haber sacado antes y todo hubiera ido muchísimo mejor en el partido.

Y para finalizar, Morata, de nuevo, efectivo al máximo marca el tercer gol tras un tiro de Cristiano. Este chico se pasa el partido en dos estados: o en fuera de juego o marcando goles.

En resumen…que el Real Madrid jugó muy poco, pero fue muy efectivo…sigue cometiendo los mismos fallos: su entrenador no saca los jugadores que tiene que sacar y en las posiciones que tienen que jugar, sin contar que va a ser muy difícil que jugando con Keylor Navas de portero se pueda ganar algún título, perdió su ángel con la lesión y está abandonado a su suerte, al igual que sus compañeros que ven que nunca hay una mano salvadora.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Joaquin Bravo @visiondejuego’s story.