Anatolia y Capadocia: Misticismo y viaje al pasado

Amanecer en el valle de Göreme de Capadocia

Incluso antes de pisar Turquía por primera vez, este lugar siempre me había causado mucha curiosidad: Principalmente por la mezcla de culturas, sucesión de religiones e innumerables hechos históricos que han ocurrido en el territorio de lo que hoy es este país.

A este lugar hermoso donde hemos visto acontecimientos muy tristes en lo corrido de este año, quiero dedicarle mi primer relato y contarles mis sensaciones al viajar por la región de Anatolia central, que desde el primer momento me cautivó y me hizo sentir como en un viaje al pasado.
La mezquita de Mevlana en Konya

Para llegar a la Capadocia hay que viajar por carretera adentrándose en la Anatolia, y la primera parada en el camino fue en la ciudad de Konya, donde conocí el Museo y mausoleo de Mevlana, quien fue un famoso profeta sufista que promovió una forma diferente de entender la espiritualidad en el siglo XIII, hablando por primera vez de la evolución de la conciencia.

Este lugar me generó mucho respeto por esa cultura, y la cantidad de personas que llegan a conocer la vida y el mensaje de este importante personaje. Para mí fue el primer encuentro con el Islam y este lugar muestra una de las tantas derivaciones y líneas de pensamiento que coexisten en esta gran religión. Tuve que cubrirme el pelo con una bufanda que llevaba a la mano para entrar a ciertas partes de este lugar que para ellos es sagrado, pues allí se encuentra la tumba de Mevlana.

Eso no me molestó, lo veo como un acto de respeto hacia su cultura, para mi sorpresa mientras recorría este lugar con mi cabello cubierto varias personas me hablaron en su idioma como si fuera una local y cada vez tuve que aclarar que no hablaba ni una palabra de turco y que era simplemente una turista. Resulta que al parecer tengo rasgo turcos.. esto es lo que me encanta de viajar! Descubrir que te pareces más de lo que crees a gente y lugares donde llegas como un completo extraño…

Los Derviches en su danza

Más adelante en el viaje también estuve presente en una ceremonia de danza Derviche. Estos personajes, seguidores de Mevlana y sus enseñanzas, giran y giran con una palma hacia arriba y otra hacia abajo para conectarse con la tierra y lo divino al mismo tiempo. Es toda una ceremonia muy solemne en la que solo hay música, baile y partes recitadas del corán. Tiene varios tiempos definidos con significados muy interesantes. Observarlo sin saber de que se trata puede ser raro, pero una vez se pone en contexto me pareció una práctica muy bonita pues todo esto para ellos se trata de conectarse con el universo que también gira constantemente.

La sensación al llegar a la Capadocia (que significa “tierra de los bellos caballos”) es como aterrizar en otro planeta! Las formaciones geológicas de esa región son algo que nunca había visto en mi vida y me parecieron bastante extrañas pero rápidamente la vista se acostumbra y uno empieza a apreciar su belleza.

Formaciones en forma de chimeneas en la Capadocia

A donde quiera que uno mire encuentra esas “chimeneas” que caracterizan la región. Se dice que estas formas tan particulares son el resultado de erupciones volcánicas hace muchos siglos sucedidas por erosión de los minerales más blandos causada por el viento y agua.

Caminando por valles de chimeneas y rodeada de este paisaje, era más fácil imaginar todos las historias contadas por el guía local: Me parecía ver caravanas mercantes pasar por estas tierras que era paso obligado del comercio entre Asia y Europa en una época y fue escenario de guerras, persecuciones y estilos de vida muy particulares.

Una de esas particularidades fue la vida subterránea que caracterizó a estos valles. Por donde quiera que uno mire, encuentra una especie de huecos en las montañas. — ¿Que son? — Le pregunto al guía. Pues resulta que en Capadocia la gente vivió bajo la tierra y literalmente en cavernas durante muchos siglos, por lo que al recorrerla se pueden encontrar desde restos de casas, hasta ciudades enteras subterráneas.

Se preguntarán cual es la razón para vivir de esta forma? Primero está el clima: la temperatura bajo tierra permite soportar fuertes veranos o inviernos y almacenar alimentos perecederos de forma óptima. El otro factor fueron las sucesivas guerras que ocurrieron en esta región, que por ser tan estratégica, era objeto de invasiones y paso de todo tipo de ejércitos, así que la gente prefería quedarse en sus casas subterráneas como forma de protección a tantos conflictos, guerras y saqueos.

Mujeres de Soganli

En Soganli, por ejemplo se puede visitar un pueblo entero en el que hasta hace muy poco tiempo, las personas habitaban en cavernas (como ven en la foto arriba). En realidad fueron reubicados de allí hace unos años debido al riesgo de seguir habitando este tipo de vivienda, sin embargo, el pueblo se conserva como lugar turístico y las mujeres del pueblo que habitaban allí venden muñecas de trapo como souvenir a los visitantes para complementar sus ingresos.

La señora que ven en la foto en cambio, se pasa el día parada junto a la que solía ser su “casa” para contar a los turistas como era su forma de vida. Ella dice muy orgullosa que vivía allí con 10 miembros de su familia mientras señala el hueco en el piso muy ingeniosamente ubicado para funcionar como fogón y responde otras preguntas de nuestro grupo.

La atracción más conocida de la región de Capadocia es la del vuelo en globo por los valles de paisajes lunares y naturalmente quise incluirla en mi visita. La experiencia consiste en ascender antes del amanecer y ver la salida del sol mientras se está volando, así que el plan comienza con recogida en el hotel a las 5 am (depende de la época del año) y desayuno mientras se espera a la preparación de los globos.

Este vuelo soñado fue sin duda, parte central de mi viaje a Capadocia. No sólo la experiencia de volar sino ver levantarse a más de 40 globos de colores a la vez que uno va ascendiendo y apreciar como el sol y la luz va revelando las formas de esos valles tan increíbles para la vista. Probablemente la forma más correcta de describirles mi sensación es saberse un ser minúsculo en la inmensidad de un mundo enorme y absolutamente hermoso!

Vale totalmente la pena hacer este viaje por vivir ese momento en ese globo. Para los que se preocupan por seguridad, les cuento que la logística y organización de los globos es casi tan impresionante como el vuelo en sí mismo. Hay alrededor de seis hombres preparando cada globo, calentando el aire y cuidando los más mínimos detalles. Los “pilotos” son gente con mucha experiencia e incluso se animan a jugarle una que otra broma a los pasajeros si ven que su ánimo lo aguanta.

Al regreso de la Capadocia para tomar el vuelo de regreso a casa pude conocer también la ciudad de Antalya, que está ubicada en el mar mediterráneo al suroeste de la península de Anatolia. Para mí siempre es lindo encontrarme con el agua turquesa de este mar y la arquitectura blanca que caracteriza a las ciudades que están en sus costas.

Antalya y el mar Mediterráneo

Caminando por Antalya también pude ver los típicos bazares con sus cientos de especias y comerciantes de cuanta cosa uno se pueda imaginar. La mezcla de esto con la imponencia de las mezquitas dentro de la ciudad nuevamente causa la sensación de regresar un poco a otros tiempos donde las ciudades eran sólo puertos para el comercio y en ellas convivía gente de todas las culturas y religiones, tal como ahora pasa en Turquía.

Bazar y Mezquita en Antalya

Con esa imagen me fui de este país que me dejó feliz y con ganas de volver por más. Conocí sólo algunos lugares pero prometo que volveré ojalá en tiempos menos agitados.

BONUS: A mi me parece importantísimo conocer la historia de los lugares a los que voy a viajar, y me encanta escuchar los relatos de Diana Uribe para darme una idea. Les recomiendo sus relatos que son increíbles! Aquí les dejo el link de la historia de Turquía contada por ella por si quieren tener más contexto sobre lo que cuento en mi viaje.
A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.